El Centro de Mayores de San Juan reabrirá en enero tras una reforma integral de casi un millón de euros

El equipo municipal visita las nuevas instalaciones./El Norte
El equipo municipal visita las nuevas instalaciones. / El Norte

El alcalde subraya el compromiso del equipo de gobierno con la prestación de servicios a la ciudadanía mediante la inversión del superávit que permite la normativa

El Norte
EL NORTEValladolid

El Centro de Mayores de San Juan reabrirá sus puertas el próximo mes de enero, tras una reforma integral en la que se han invertido un año y casi un millón de euros. La obra de reforma, cuyo proyecto se presentó en diciembre pasado, y ha sido llevada a cabo por la empresa D-Todo Ingeniería y Desarrollo con un presupuesto total de 980.373 euros, está ya finalizada gracias a la inversión en infraestructuras del superávit a través de las inversiones financieramente sostenibles diseñadas por el equipo de gobierno municipal.

El alcalde de Valladolid, óscar Puente, que visitó junto a la concejala de Servicios Sociales, Rafaela Romero, y varios ediles más las instalaciones, ya finalizadas, que se inaugurarán en breve, señaló que, con estas decisiones de inversión, que anteponen a las personas al pago de amortizaciones de deuda, “es evidente, que la orientación a la prestación de servicios a la ciudadanía es una prioridad de este equipo de gobierno”.

La reforma ha alumbrado, por tanto, un centro de personas mayores, moderno y totalmente renovado en esta zona de la ciudad, donde la tasa de envejecimiento está próxima al 30% de la población, un 5% más que la tasa de envejecimiento de Valladolid, es decir, de las personas de más de 65 años, que se sitúa en torno al 24,5% del total de la población de Valladolid.

Es una reforma integral que el alcalde consideró “absolutamente necesaria, no sólo por la población de personas mayores que viven en la zona, sino también porque eran unas instalaciones muy antiguas, que provienen del antiguo Hogar del Jubilado dependiente del INSERSO, y en las que solo se habían realizado intervenciones menores de mantenimiento”.

El Centro para Personas Mayores se sitúa en la planta baja de los edificios con acceso por las calles Nicasio Pérez 24, Santa Lucía 32-34 y Santa Lucía 30, en una zona consolidada del casco urbano dotada de todos los servicios necesarios para su funcionamiento. Se sitúa en las plantas bajas de dos edificios con cinco plantas sobre rasante construidos en la parcela que ocupa el local tiene forma de pentágono irregular de aproximadamente 1.300 m2 de extensión.

No se ha modificado el uso de la edificación, pero se redistribuyen los espacios agrupando usos homogéneos. Por ejemplo, en la parte sureste del local se ubican las oficinas del centro y el CEAS, junto con los aseos y el vestuario para uso de los trabajadores.

Hacia el norte se localiza la banda de talleres con fachada a la calle Cerámica de orientación sureste y más tranquila respecto al tráfico rodado. Hacia la fachada opuesta se ubica la zona de cafetería, estar y juegos con fachada a la calle Santa Lucía, de orientación noroeste, que soporta mayor tráfico rodado y por lo tanto más ruidosa.

En la misma calle y enfrentado con la embocadura de la calle Bautismo se mantiene la localización del acceso principal que se amplía para conseguir una mayor visibilidad desde el exterior del propio centro.

El vestíbulo principal se proyecta en forma de cuña para conseguir visualizar desde la entrada los espacios de circulación longitudinales que conectan los distintos usos del centro entre sí. El vestíbulo servirá también como zona de exposiciones.

A la entrada principal se le suman otras dos entradas, la de acceso directo al estar y cafetería y la del CEAS, por su funcionamiento independiente.

El centro contará con una nueva aula de informática totalmente remozada en el marco del convenio con La Caixa, que posibilitará el acercamiento de las personas mayores a las redes sociales y a los diferentes recursos que nos ofrecen las tecnologías de la información. También está prevista una cafetería que contribuirá a la convivencia y al dinamismo del centro.

La programación que se desarrolla en el CPM persigue la promoción del envejecimiento activo, y consiste entre otras, en actividades plásticas, artísticas, de psicomotricidad, de crecimiento personal, promoción de la salud, prevención de situaciones de dependencia, desarrollo de las capacidades personales, participación social y voluntariado, así como actividades vinculadas al aprendizaje de las nuevas tecnologías

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos