San Cebrián de Mazote recupera la cofradía de San Isidro

Los integrantes de la cofradía de San Isidro de San Cebrián de Mazote./E.A.
Los integrantes de la cofradía de San Isidro de San Cebrián de Mazote. / E.A.

La congregación, con más de ocho décadas de historia, ha estado a punto de desaparecer

N. LUENGOSan Cebrián de Mazote

La cofradía de San Isidro Labrador de San Cebrián de Mazote acaba de incorporar a sus filas doce nuevos cofrades coincidiendo con la festividad de su patrono. Hasta hace poco, las perspectivas eran poco halagüeñas para esta congregación con 81 años de historia. Hacía falta un relevo generacional ya que solo quedaban seis cofrades en activo, cuatro de los cuales han causado baja en los últimos días, alegando «motivos de la edad».

En su día, esta cofradía llegó a tener hasta veinte integrantes y cuando ya se pensaba que la tradición tocaba a su fin, doce jóvenes han llegado para renovar la savia de esta hermandad labriega. Muchos de ellos son hijos o nietos de antiguos cofrades y varios de ellos son agricultores, aunque no es requisito indispensable para formar parte de esta agrupación. El caso es que su decisión ha servido para perpetuar esta antigua tradición y que los vecinos hayan vivido con más alegría sus fiestas.

Lorenzo Rodríguez y Victorino Leal, de 79 y 78 años respectivamente, son los cofrades de mayor edad que todavía permanecen en la cofradía y serán los que guíen a estos doce jóvenes en el desempeño de su cometido en las filas de la hermandad. Ambos han dedicado su vida a la agricultura y hace más de cuatro décadas que entraron a formar parte de ella, «para ser fieles a las tradiciones del pueblo». Muy orgullosos, los dos portaron las varas de mayordomo durante la romería que se celebró el martes hasta la ermita de Santa Marta. Lorenzo ocupa el cargo principal, algo que le llena «de orgullo y de ilusión». Victorino, por su parte, es el mayordomo entrante, el del año próximo.

El resto de cofrades ocuparán este honorífico puesto por riguroso orden de edad, así lo han decidido. El párroco Enrique Holguera fue el encargado de bendecir los campos y de oficiar la misa en honor al santo. Posteriormente, procedieron a celebrar el tradicional refresco con la colaboración de la Junta Agropecuaria Local.

Enrique Gómez tiene 21 años y se ha convertido en el integrante más joven de la hermandad. Acaba de emprender en su municipio montando su propia empresa de labores agrícolas y eso le ha llevado a querer cumplir y honrar desde la cofradía al patrón de los agricultores. «He animado a algunos de mis amigos, que también se han apuntado, y otros se lo están pensando», cuenta este joven.

«Estamos obligados a cumplir con la Pascua Florida y confesarnos y comulgar una vez al año», dicen los mayores. Por su parte, los nuevos, están aportando ideas para modernizar la cofradía. El principal cambio tiene que ver con las invitaciones al refresco. «Hasta ahora, el mayordomo tenía que invitar en su casa al resto de compañeros. Nosotros preferimos pagarlo entre todos a escote y todos han estado de acuerdo», dice el más joven. «El cambio ha sido todo un acierto. Muchos de los jóvenes no tienen casa propia en el pueblo, y así es más cómodo para todos», añaden Lorenzo y Victorino.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos