El Norte de Castilla
Caso Arroyo
Un momento del juicio. / Ramón Gómez

García Galván afirma ante el tribunal que todas sus decisiones urbanísticas estaban avaladas por informes técnicos

  • Las preguntas del fiscal y de la acusación popular, a cuyo letrado sí ha respondido, se han centrado en esclarecer los motivos por los que pagó en efectivo los 166.000 euros de la vivienda

La segunda jornada de la vista que se sigue en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial sobre el denominado caso Arroyo se ha reanudado esta mañana con las declaraciones del arquitecto municipal, Buenventura Conde Salazar, y del ex delegado teritorial de la Junta en el momento en el que se produjeron los hechos que se investigan, Jesús García Galván, quien ha asegurado que la vivienda que compró a Mahía en la localidad gallega de Mugardos la pagó con el dinero que le prestaron su abuela materna y un amigo, después de que el dinero del préstamo que le concedieron en una sucursal bancaria de Zamora no pudo obtenerlo en efectivo el mismo día que escrituró la casa en una notaría de Zamora.

Las preguntas del fiscal y de la acusación popular, a cuyo letrado sí ha respondido, se han centrado en esclarecer los motivos por los que pagó en efectivo los 166.000 euros de la vivienda, su posible trato de favor a Mahía mientras ejercía como delegado de la Junta y presidente de la comisión territorial de Urbanismo y que este inmueble pudiera ser un regalo de la promotora.

García Galván ha explicado que todas sus resoluciones urbanísticas venían avaladas por informes técnicos y ha explicado cómo consiguió liquidez para pagar la vivienda en efectivo, tal y como había pactado con la promotora inmobiliaria.

La difícil situación personal que habría atravesado García Galván explicaría los ingresos periódicos realizados por terceras pesonas en su cuenta bancaria, como detalló, pese a la protesta de su abogado defensor por considerar que esas cuestiones no venían al caso,

La sesión ha continuado con la declaración por videoconferencia de tres empleados de Mahía sobre un documento en el que aparece una contabilidad A y otra B, con el fin de que aclararan los motivos por los que en la parte B aparecen los 180.000 euros de la vivienda que adquirió el alcalde de Arroyo, José Manuel Méndez, en Villagarcía de Arosa.