El Norte de Castilla
Caso Arroyo

Una exempleada de Mahía dice que preparaba sobres con dinero para destinatarios de los que solo tenía iniciales

  • Sigue en la Audiencia Provincial la vista por la presunta corrupción urbanística en Arroyo

La tercera sesión de la vista oral que se sigue en la Sección Segunda de la Audiencia de Valladolid para juzgar si ha habido corrupción urbanística en Arroyo de la Encomienda ha seguido esta mañana del jueves con las declaraciones de seis testigos, entre los que se encontraba una exempleada de la constructora Mahía, cuyo presidente, Ramón López Casal, está procesado como coartífice de una trama urbanística basada en la superposición de sociedades mercantiles vinculadas a esta firma gallega. Verónica Rodríguez Casal, que ha declarado por videoconferencia desde La Coruña, trabajó para Mahía entre 2003 y 2008 en tareas contables y al cargo de una de las cajas de la constructora. En su declaración a las preguntas de la acusación popular, la testigo afirmó que recibía listados de nombres con iniciales para preparar sobres con dinero que luego se encargaban de entregar otras personas de la empresa.

Rodríguez Casal dijo no reconocer iniciales que correspondieran con los nombres de alguno de los procesados en la causa que se sigue desde el martes pasado en la Audiencia, ni tampoco conocía las ciudades de destino de los sobres: "podrían haber ido a Valladolid, a Salamanca o a Valencia, pero no lo sé".

Laextrabajadora de Mahía ha dicho desconocer si ese dinero era negro y ha apuntado que las órdenes de preparación de los sobres los recibía del presidente de Mahía y de otros dos empleados del departamento económico de la empresa que han declarado también como testigos.