Denuncian la salida peligrosa del aparcamiento de Doctrinos por el cartel de una parada de autobús

Un coche abandona el garaje de Doctrinos mientras el autobús de la línea 8 recoge pasaje y los vehículos circulan por la vía./H. S.
Un coche abandona el garaje de Doctrinos mientras el autobús de la línea 8 recoge pasaje y los vehículos circulan por la vía. / H. S.

El Ayuntamiento estudiará la reclamación por la escasa visibilidad para la salida de los coches

J. Asua
J. ASUAValladolid

La propiedad del aparcamiento de rotación de la calle de Doctrinos espera desde hace meses una solución para mejorar la visibilidad en las salidas de los coches que utilizan el estacionamiento. Los dueños de este garaje, de 120 plazas (treinta de ellas en alquiler), enviaron un escrito al Ayuntamiento de Valladolid en el que solicitaban la retirada del cartel ubicado en el cierre lateral de la marquesina de la parada de autobús, que impide una correcta visión a la hora de incorporarse a esta vía en dirección a Isabel la Católica. «Los clientes ya nos lo han comentado en numerosas ocasiones e incluso alguno se ha llevado un susto y otros hasta se ha tocado con algún coche que circulaba desde María de Molina», explican. La marquesina, instalada a principios de 2016 por Auvasa, es, desde el pasado mes de diciembre, una de las más concurridas del centro tras la eliminación del paso de los autobuses por la Plaza Mayor. La instalación da servicio a seis líneas ordinarias –3, 4, 5, 6, 8 y 14–, además de a dos búho y cuatro servicios al campo de fútbol.

De otro material

Según los datos aportados por los gestores el garaje, cada día entre 400 y 500 vehículos utilizan este aparcamiento. «Los conductores miran a su izquierda y se encuentran con el cartel, tienen que asomar mucho el morro para poder ver si vienen otros vehículos y eso supone un peligro tanto para los que salen como para los coches que vienen por Doctrinos», subrayan, además de recordar que el tránsito de peatones por esta calle se ha incrementado como consecuencia de la instalación de la parada, lo que lo complica aún más.

El problema, añaden, no es la marquesina en sí misma, sino el cartel. A día de hoy, la empresa Impursa, adjudicataria de la publicidad en las paradas, mantiene un reclamo de la propia empresa ofreciendo ese espacio a los anunciantes. Los propietarios del estacionamiento consideran que se podría o bien retirar o colocar alguno de un material que permita ver bien los autobuses y coches que transitan por esta vía.

Así, apuntan que algunos taxis, que incluyen publicidad en sus lunas, utilizan unos anuncios que permiten que los clientes puedan ver el exterior. Desde la Concejalía de Seguridad y Movilidad, aclararon ayer que el contrato de esta publicidad lo gestiona el área de Patrimonio de la Concejalía de Hacienda. No obstante, avanzaron que los técnicos del departamento analizarán la situación de la salida del estacionamiento para comprobar si este elemento estorba y puede provocar problemas de seguridad.

Desde 2015 Impursa gestiona un total de 950 espacios publicitarios en marquesinas y carteles de diferente formato (1.664 metros cuadrados) por los que abona al Ayuntamiento un canon anual de 165.002 euros, 825.010 por el total del periodo de explotación, que se firmó por un lustro.

La situación se complica cuando los buses de la compañía de transporte se acumulan en este enclave para recoger pasaje, ya que ocupan el carril derecho y se pierde la visión de los turismos que circulan por el izquierdo. La propiedad del estacionamiento también se llegó a plantear ponerse en contacto con la Academia de Caballería para que les permitan instalar en el muro de cerramiento un espejo cóncavo, aunque esta solución ya no es habitual en Valladolid al considerar el departamento de Movilidad que se distorsiona la imagen e impide a los conductores medir bien las distancias de los turismos en circulación.

La posible peatonalización de Claudio Moyano no paliaría esta situación, porque tanto los autobuses como el tráfico privado tienen la posibilidad de acceder a Doctrinos en los dos sentidos de María de Molina, bien desde la plaza de Santa Ana, bien desde la plaza de Zorrilla, tras el cambio de dirección de la vía tras la reordenación de líneas de Auvasa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos