El camión que originó el incendio en una nave de transportes había cambiado las baterías hace un mes

Los bomberos al poco de llegar al aparcamiento donde se encontraban los camiones incendiados. /EL NORTE
Los bomberos al poco de llegar al aparcamiento donde se encontraban los camiones incendiados. / EL NORTE

La Policía Científica cree que el suceso, que causó más 100.000 euros en daños, fue fortuito

Jorge Moreno
JORGE MORENOVALLADOLID

Un primer avance de la investigación del grupo de Policía Científica de Valladolid apunta a que el incendio ocurrido el pasado domingo, día 7, en una nave de transportes del polígono de San Cristóbal, se produjo de forma fortuita.

Más informaición

Los expertos del Cuerpo Nacional de Policía han comprobado los restos de los tres camiones incendiados y visionado las cámaras de la nave, donde los vehículos estaban estacionados con las correspondientes cargas.

Del visionado no se deduce que hubiera persona alguna en el aparcamiento, y cómo se detectan algunas chispas que saltan desde el interior de uno de los motores, en concreto del primer camión que comenzó a arder, y cuyo remolque contenía cartones de huevos con destino a una granja de Olmedo. La carga debería de haber sido entregada este lunes 8.

Tras prender, el fuego se extendió a las otras dos cabezas tractoras colindantes, desatándose rápidamente las llamas. El hecho de que la nave vecina dispusiera de detectores de humo y éstas saltasen, alertó tanto a la Policía como al propietario.

Una patrulla y los bomberos acudieron rápidamente y, tras romper la cerradura que da acceso al recinto donde estaba aparcada una flota de diez camiones, comenzaron los trabajos de extinción. Una treintena de bomberos de la capital acudieron esa noche a la calle Cobalto 57, sede de la compañía.

Según indicaron fuentes de la empresa de transportes, al camión donde comenzó el fuego se le habían cambiado las baterías hace un mes, y fue el último vehículo en llegar al aparcamiento trasero de la nave en la mañana del sábado 6. El fuego comenzó pasadas las 4:30 horas del domingo.

La propiedad de las tres cabezas tractoras es de un empresario autónomo, y los daños se estiman que superen los 100.000 euros, a los que habría que añadir las cargas de los remolques.

Los restos de los vehículos continuarán unos días más en la nave a la espera de que los peritos de la compañía aseguradora calculen los perjuicios a efectos de indemnizaciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos