Calidad de vida para nuestros mayores

Teresa Puentes Jornán, en su despacho./L. N.
Teresa Puentes Jornán, en su despacho. / L. N.
Teresa Puentes Jordán pone en marcha Evocacognitiva, especializada en la atención psicosocial a personas de avanzada edad
Laura Negro
LAURA NEGROValladolid

Ha tomado lo mejor de si misma, de su trayectoria y de sus experiencias vitales, dejando atrás los miedos y las inseguridades. Todo para emprender en aquello que más le gusta y que le hace feliz. Es Teresa Puentes Jordán, una vallisoletana de 37 años, que el pasado mes de febrero puso en marcha su empresa Evocacognitiva, especializada en la atención psicosocial a personas mayores.

Siempre ha tenido una gran visión de negocio. Es capaz de detectar la oportunidad donde otros no la ven. Quizás por ello se decidió por estudiar empresariales, «una carrera práctica y con muchas salidas profesionales», y más tarde un MBA de Gestión de Empresas de Automoción. Con 23 años empezó a trabajar dentro de un gran grupo cervecero, como responsable de la gestión comercial, un empleo que le aportó una amplia visión empresarial y una alta capacidad analítica y ejecutiva. «Con la llegada de la crisis cambió la estructura de gestión de la empresa y decidí hacer un giro laboral más acorde a mis intereses personales y profesionales. Estaba muy bien considerada dentro de la empresa y tenía un buen sueldo, pero mis objetivos empezaron a ser otros. Así que dejé el trabajo y me tomé un tiempo durante el cual, tuve a mis tres hijos», explica.

Evocacognitiva

Emprendedora.
Teresa Puentes Jordán (37). Diplomada en Empresariales y graduada en Educación Social.
Fecha de inicio de la actividad.
6 de febrero de 2018.
Contacto.
Calle Veinte de Febrero, 6. Esc. Dcha, 1º-A. 47001 Valladolid. Telf: 644 022 300 www.evocacongnitiva.com

Ese periodo también lo aprovechó para ampliar su formación hacia una vertiente más humanista. Estudió el Grado de Educación Social y se formó como coach personal. «A mitad de la carrera, y con un panorama social tan inestable, decidí que debía aunar mis dos principales competencias, la empresarial y la de servicio social. Quería emprender en el sector de las personas mayores y mejorar su deterioro cognitivo», expone.

Así surge la idea de montar Evocacognitiva, una empresa especializada en servicios a domicilio para personas mayores, con discapacidad o en situación de dependencia temporal o permanente. Empezó por redactar el plan de empresa y cuando ya lo tenía bastante adelantado, fue seleccionada para participar en el curso CREA para emprendedores de la Agencia de Innovación del Ayuntamiento de Valladolid, que le sirvió para terminar de perfilar su proyecto. El siguiente paso fue iniciar los trámites administrativos para obtener de la Junta de Castilla y León la acreditación necesaria que le permitiría ofrecer servicios de promoción para la autonomía personal de las personas en situación de dependencia. Además, realizó la solicitud correspondiente para impartir los talleres ‘Años de oportunidad 2018’ de la Diputación de Valladolid, dentro de su Programa de Envejecimiento Activo. Finalmente le concedieron dos talleres en pueblos de la provincia, donde ya cuenta con numerosos participantes.

«Trabajo para entidades, asociaciones y centros residenciales reforzando sus departamentos de terapia ocupacional y ofreciendo intervención terapéutica colectiva y programas de ocio para mayores. También me dirijo a particulares, con los que llevo a cabo terapia de estimulación cognitiva, terapia de motivación y retos, terapia ocupacional y servicios de autonomía personal. Cuando las personas mayores empiezan a tener un deterioro cognitivo, lo importante es que la persona mantenga sus capacidades cognitivas el mayor tiempo posible. Para ello es necesario un entrenamiento de aspectos como la memoria, el razonamiento, el lenguaje y la atención», explica. «Hay casos en los que la persona pierde algunas funcionalidades para afrontar determinadas tareas en su vida cotidiana, pero que no necesitan un servicio de asistencia continuada, sino que requieren de la ayuda de un profesional que adapte medidas técnicas en el entorno para poder seguir funcionando en su día a día de forma autónoma. Alguien que, por ejemplo, tras sufrir un ictus no pueda comer solo, se le puede dar de comer directamente o bien enseñarle a que lo haga por si mismo y sea autónomo. A esto último es a lo que me dedico», añade esta emprendedora, cuyos servicios pueden ser financiados a través del Cheque de Prestación Vinculada que la Junta de Castilla y León, concede a aquellas personas que tienen reconocido el grado de dependencia.

El principal factor diferenciador del servicio que Teresa ofrece es la atención a los usuarios en los domicilios particulares, sin que ellos tengan que desplazarse a un centro especializado. Para ello, Teresa ha formado un equipo multidisciplinar compuesto de un neuropsicólogo, cuatro terapeutas ocupacionales y dos educadoras sociales que están distribuidos geográficamente por poder dar servicio en toda la provincia. Teresa está haciendo una intensa labor de divulgación y ya ha visitado a la mayor parte de los CEAs para informar de sus métodos y actividades y en breve, comenzará a impartir sesiones informativas para los familiares. Ha cumplido su objetivo de dar calidad de vida a las personas mayores, algo que le llena de motivación y le hace asumir grandes retos. Trabajar por su cuenta le permite organizar mejor su tiempo. «Trabajo mucho más, pero lo hago cuando quiero y como quiero. Está siendo duro porque es difícil hacerse un hueco en el mercado, pero estoy satisfecha», argumenta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos