La cadena alemana C&A cerrará en un mes sus dos tiendas de Valladolid tras 25 años

Tienda de C&A en el centro comercial de Parquesol. /H. SASTRE
Tienda de C&A en el centro comercial de Parquesol. / H. SASTRE

El ERE en esta marca de moda afectará a una treintena de empleados

Jorge Moreno
JORGE MORENOVALLADOLID

La cadena alemana de moda y complementos C&A cerrará en un mes sus dos tiendas en la provincia de Valladolid (una en la capital y la otra en Arroyo de la Encomienda) tras 25 años de presencia de esta marca. Aunque la decisión forma parte de un Expediente de Regulación de Empleo (ERE), acordado el pasado año con la representación de los trabajadores, la plantilla de las dos tiendas vallisoletanas confiaba en que se pudiera echar atrás la decisión.

De hecho ambas tiendas pospusieron varios meses este cierre el año pasado hasta el mes de febrero de 2018. Inicialmente se planteó en septiembre y diciembre de 2017. La empresa justificó el cierre de las dos tiendas vallisoletanas, y de la de Ponferrada, por el descenso de las ventas.

La dirección ha comunicado que el cese de actividad será unos días antes de que concluya la actual campaña de rebajas 2018, para dejar los locales libres que están ubicados en el centro comercial Carrefour de Parquesol y en el del Río Shopping. Está previsto que sobre el 20 de febrero se cierren al público.

La plantilla actual afectada en las dos tiendas es de 16 personas encargadas de las ventas, a las que se suman otras 14 más que trabajan en empresas auxiliares de limpieza, seguridad y mantenimiento.

Algunos empleados de C&A que trabajaban en ambos locales, decidieron el año pasado acogerse a las medidas del acuerdo alcanzado entre C&A y el sindicato del comercio Fetico.

En el documento se contemplaba una compensación económica de 37 días por año trabajado, con un máximo de 24 mensualidades. La multinacional alemana se comprometió a dar una prima de permanencia a aquellos trabajadores que siguiesen trabajando hasta el cierre de cada tienda, así como a hacerse cargo del pago del Convenio Especial de la Seguridad Social para aquellos afectados con edades de 55 años y hasta los 63, y para los mayores de 59 hasta los 65 años.

El acuerdo establecía también un sistema de jubilaciones voluntarias con condiciones económicas de entre el 65% y el 80% del salario bruto anual que el trabajador tuviera, con un rango de edad de 65 a 59 años y de 59 a 63 años.

Competencia de otras marcas

El cierre de estas dos tiendas vallisoletanas ha estado justificado por C&A por no alcanzar el nivel de rentabilidad de las mismas, que se han visto perjudicadas este lustro por la llegada de otras marcas de moda –como H&M, la irlandesa Primark, o la francesa Kiabi–.

«Hemos vivido unos años muy buenos en Valladolid porque estábamos solos aquí. Ahora, la ciudad se quedará sin una tienda C&A», explica una empleada, que no oculta su tristeza al ver estos días cómo las estanterías se quedan vacías de prendas, zapatos y complementos.

Aunque anunciado hace un año, el cierre de las dos tiendas de Valladolid ha seguido generando cierta desazón no solo entre la plantilla, sino también entre la clientela, que durante los últimos 25 años ha comprado allí.

Una lenta agonía comercial que se ha traducido, incluso, en cartas de ‘fieles y nostálgicos clientes’ a la dirección para que meditase la posibilidad de dejar al menos un centro.

Cinco empleados han estado vinculados a la marca desde hace 29 años, mientras que los más recientes llevan cinco desde que se abrió el centro comercial Río Shopping en Arroyo.

«En el caso de Valladolid, no ha existido posibilidad de que se sacase del ERE a alguna de las tiendas, como sí que ha sucedido con la de La Coruña en diciembre», explica una vendedora. En este caso, como en otra de Madrid, la negociación para bajar el alquiler de los locales ha sido determinante.

La compañía alemana, sin embargo, ha insistido en que seguirá con su actividad en Burgos, Salamanca, León y Zamora, que se abrió el año pasado. La propiedad de la cadena está en el aire. Ayer, el diario alemán ‘Der Spiegel’ publicó que los dueños negocian con inversores chinos el control de sus más de 2.000 tiendas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos