El Ayuntamiento de Valladolid no encuentra autobuses modernos que puedan pasar por Labradores

Dos autobuses se cruzan en la boca del túnel de Labradores./Gabriel Villamil
Dos autobuses se cruzan en la boca del túnel de Labradores. / Gabriel Villamil

Los vehículos no pueden superar los 3,25 metros de altura del túnel

J. Sanz
J. SANZ

El Ayuntamiento se ha encontrado con un problema a la hora de continuar con su política de renovación de la flota de autobuses urbanos, cuya edad media ronda los trece años, en las cuatro líneas que transitan por el túnel de Labradores. «No encontramos un fabricante que haga vehículos modernos que puedan pasar por la boca de este túnel –de 3,25 metros de gálibo– y mucho nos tememos que el concurso para adquirir otra media docena de autobuses va a quedar desierto», lamentó ayer el alcalde, Óscar Puente, antes de poner sobre la mesa «la necesidad imperiosa de llevar a cabo el proyecto de integración de la vía férrea en la ciudad para poner fin a infraestructuras obsoletas como este túnel o a los pasos peatonales tercermundistas que tenemos en calles como esa misma».

El Ayuntamiento, en su pliego de condiciones para la adquisición de los nuevos vehículos híbridos –cuyo coste ronda los 250.000 euros–, había incluido una cláusula con el fin de que superaran los 3,25 metros de altura del túnel de Labradores, ya que estaba previsto que estos autobuses fueran destinados a las líneas 6, 9, 13 y 14, que pasan en sus recorridos por el paso subterráneo que conecta la calle Labradores y la avenida de Segovia, es decir, el centro y Delicias.

«Está claro que el proyecto del soterramiento era irrealizable, y nadie, digan lo que digan, lo puede llevar a cabo, así que algo teníamos que hacer y urge sacar adelante el plan de permeabilidad», añadió el regidor a preguntas de uno de los vecinos que ayer asistió a la asamblea abierta con Pedro Sánchez

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos