El Ayuntamiento rebajará el 50% el precio de las plazas del 'parking' de La Victoria para darle salida

Entrada al aparcamiento de la plaza de la Solidaridad. / H. SASTRE

Un estudio encargado por el Consistorio recomienda la venta en propiedad frente a la concesión

J. Asua
J. ASUAVALLADOLID

Es uno de esos muertos urbanísticos que ha dejado la crisis, aunque, en este caso, enterrado en el subsuelo del corazón de La Victoria. Resaca del estallido de la burbuja inmobiliaria, la que se vendió como una solución para las necesidades de aparcamiento en este abigarrado barrio del norte de la capital, con 14.500 vecinos empadronados, es, a día de hoy, un marrón para el equipo de gobierno municipal, al que hay que buscarle una salida. Deficiencias en la construcción, una oferta que llegó cuando los residentes ya comenzaban a percibir que sus cuentas bancarias menguaban, y la entrada en concurso de acreedores de la constructora y adjudicataria (Teconsa) han conformado la secuencia del fallecimiento.

El Ayuntamiento de Valladolid ya tiene sobre su mesa el estudio de viabilidad del estacionamiento de la plaza de la Solidaridad: 287 puestos (273 para coches y 14 de motocicletas) cerrado en la actualidad y que ha permanecido sin uso prácticamente –solo se adjudicaron diez puestos– desde su estreno en diciembre de 2011, con el PP en el gobierno local. En 2016 el garaje revertió en la Administración Local tras la suspensión de pagos de Teconsa. ¿Qué hacer? Resucitarlo.

Los expertos de la empresa Nuve Consulting han presentado a la Concejalía de Hacienda un informe en el que apuntan que la única solución con futuro para este subterráneo de tres plantas sería vender en propiedad las plazas (frente al régimen de concesión a cincuenta años en el que salió) y con una rebaja de más del 50% en el precio. La primera premisa, porque el «efecto psicológico» de la concesión retrae a los interesados, que ven como su inversión no podrá transmitirse a los herederos o sacarle partido económico pasado el medio siglo. La segunda, porque el precio que se pedía está fuera de mercado tras un rastreo de la oferta privada en la zona.

Otros tres de los 17 espacios en concesión cuentan con 243 puestos vacantes

El mapa de los estacionamientos en concesión del Ayuntamiento de Valladolid presenta otras tres calvas, además de la del barrio de La Victoria. Los datos facilitados por el Servicio de Patrimonio de la Concejalía de Hacienda las sitúan en el Centro de Personas Mayores de Arca Real, con 119 plazas sin uso de sus 140 puestos; antiguo Mercado Central (Pajarillos), con 93 vacantes de sus 256 espacios, y la plaza Lola Herrera, en Delicias, donde aún quedan por colocar 31 de sus 329 aparcamientos.

Tampoco ha tenido éxito la oferta para motocicletas. De las 131 plazas habilitadas para vehículos de dos ruedas en los cinco estacionamientos que se han construido en los últimos diez años, solo se han adquirido veinte en régimen de concesión y otra se ha alquilado. Quedan libres 111, según la información facilitada por el Ayuntamiento.

En otros puntos de la ciudad donde el PP excavó para los coches, sin embargo, el éxito de la oferta fue inmediato, como los casos de la plaza Circular, el Paseo de Zorrilla, la plaza de Portugalete o el Paseo de Isabel la Católica.

Para los aparcamientos con menor acogida, el edil Antonio Gato apunta que tienen que ser las empresas que los gestionan las que tomen decisiones al ser el precio de concesión en cada caso el máximo marcado por la Administración, con lo que tendrían posibilidades de rebajarlo. El equipo de gobierno descarta la posibilidad que ya planteó el Partido Popular de abrir a la venta en perpetuidad el total de las plazas.

Atentos, vecinos. Si en 2011 hacerse con un espacio durante cinco décadas en esta infraestructura suponía un desembolso de entre 14.400 y 15.600 euros, dependiendo del sótano, la consultora considera que lo máximo que podría pedirse ahora serían 7.302 euros por la plaza a perpetuidad. Es el precio de mercado en el entorno, donde, asegura el diagnóstico, las dimensiones de los espacios son mucho más grandes –entre 12 y 20 metros cuadrados frente a los 10 de media en el público–. El mismo estudio abre la posibilidad del alquiler que, para ser competitivo, debería de fijarse en 36,8 euros mensuales (441,41 al año).

Nuve Consulting descarta, en principio, la venta del aparcamiento completo a una empresa –el valor de enajenación se establece en 1,7 millones de euros a los que habría que restar los 250.000 de la inversión necesaria para poner lo en marcha y paliar su deterioro– por la inviabilidad de que un empresario o entidad asuma el riesgo de licitar a la concesión para luego cederla. Tampoco defiende repetir el actual modelo de concesión con la rebaja del tiempo transcurrido, con lo que el precio por plaza se situaría en 13.731, porque arrojaría un resultado económico negativo. Incluso adaptando el coste de la concesión a la oferta de plazas en el barrio –6.546 euros por puesto– las cuentas no saldrían, según este análisis.

El concejal responsable de área de Hacienda y Promoción Económica, Antonio Gato, confirma que la única alternativa que no generaría déficit para las arcas municipales sería la venta y el alquiler por parte del Consistorio. «Es la opción más interesante; el aparcamiento se diseñó mal, con unos precios muy altos comparados con el mercado del entorno y unas plazas más pequeñas», subraya el edil, quien considera que las nuevas condiciones jurídicas –en venta frente a concesión– pueden animar al vecindario. Para que la operación saliera rentable para el Consistorio habría que vender al menos 80 plazas y arrendar otras veinte, según las estimaciones. Por el momento, este estacionamiento solo ha supuesto gastos para la Administración Local, ya que a los diez adjudicatarios se les han devuelto 130.000 euros en total tras una reclamación patrimonial que presentaron cuando se clausuró. Hacienda tiene intención de repercutir en Teconsa parte de estas indemnizaciones.

Hace unas semanas, los vecinos solicitaban la posibilidad de incluir una planta en rotación, pero el estudio encargado por el Consistorio lo descarta al considerar que no es un enclave de atracción puntual (como el centro de la ciudad) y conllevaría un incremento de los gastos por la necesidad de contratar personal o instalar un sistema que permitiera el uso rotatorio sin operarios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos