El Arzobispado asumirá el proyecto de restauración de la puerta de la Iglesia de Villalón

La puerta antigua de la Iglesia de Villalón./
La puerta antigua de la Iglesia de Villalón.

La Junta considera «grave» el derribo e informa de que se ha incoado ya el expediente sancionador hacia el párroco, Francisco Casas, que tomó la decisión sin consultarlo antes

Antonio G. Encinas
ANTONIO G. ENCINAS

El daño está hecho. Eso es algo que tienen claro todas las partes involucradas en el caso de la puerta de la iglesia de Villalón, que el párroco de la localidad decidió sustituir, sin consultar, por una metálica. La iglesia tiene consideración de Bien de Interés Cultural, por lo que cualquier actuación en ella debe contar con el visto bueno de Patrimonio, algo que evidentemente no existía en este caso. La puerta ya no está. De ella apenas quedan ya los restos de madera y una parte metálica que la adornaba y que ahora luce en la nueva portalada.

Así que Arzobispado y Junta de Castilla y León estudian ahora cómo minimizar esos daños.

Por un lado, desde la Delegación Territorial de la Junta de en Valladolid se informa de que se ha incoado ya el expediente sancionador hacia el párroco, Francisco Casas, por cambiar la puerta sin contar con los preceptivos permisos. Un expediente que se resolverá en un plazo de entre dos y tres meses y que podría conllevar una sanción importante, dado que el hecho cometido es de los considerados por la normativa como«graves».

El artículo 84 de la Ley de Patrimonio de Castilla y León explica que serán infracciones graves «la realización de obras, traslados o intervenciones en los casos a que se refieren los artículos 34, 36, 41, 42.5, 45, 46.2, 49.3, 56, y 57 sin la autorización preceptiva de la Consejería competente en materia de cultura, o incumpliendo sus términos». También se incluyen «la comisión de cualquiera de las infracciones tipificadas en el artículo 85, cuando recaigan sobre bienes incluidos en el Inventario de Bienes del Patrimonio Cultural de Castilla y León». Entre esas infracciones del artículo 85 se recoge «el derribo, desplazamiento, remoción o destrucción, total o parcial, de inmuebles declarados Bienes de Interés Cultural, sin la preceptiva autorización», así como «acciones u omisiones que conlleven la pérdida, destrucción o deterioro irreparable de los bienes declarados de interés cultural».

Las infracciones graves se sancionan con multas de hasta 150.000 euros, según se prevé en la ley, y las muy graves pueden alcanzar los 600.000 euros.

«Incoaremos el expediente administrativo sancionador a primeros de enero, y a continuación se abrirá un periodo de alegaciones en el que el párroco podrá alegar lo que estime oportuno.Al final se propondrá una sanción en consonancia con la gravedad de la infracción, que es grave, en función del daño y teniendo en cuenta los atenuantes de que se quiere retrotraer la actuación, se graduará la sanción con proporcionalidad», señalan fuentes de la DelegaciónTerritorial de la Junta.

Entre los atenuantes que podrá exponer el párroco de Villalón, Francisco Casas, se encuentra el hecho de que el Arzobispado haya tomado la iniciativa en este asunto para comprometerse a reparar cuanto antes, y reintegarla a su estado original, la puerta dañada. «El Arzobispado ha comunicado oficialmente que lamenta lo ocurrido, asumen que no debía haberse cambiado esa puerta y han anunciado que presentarán un proyecto de intervención para restaurarla y recuperar lo que había en la medida de lo posible. Ese proyecto lo presentarán para su autorización a la Comisión de Patrimonio», señalan las mismas fuentes.

Afortunadamente existe un buen número de imágenes de la puerta dañada que podrían permitir llevar a cabo una restauración lo más fidedigna posible a la pieza original, aunque también dependerá en buena medida de qué trozos de la estructura se hayan podido conservar tras el derribo y en qué estado se encuentren. Algo que, a tenor de las imágenes que se tomaron tras la obra, no parece demasiado halagüeño.

En cuanto el Servicio Territorial tuvo conocimiento de lo que ocurría envío a dos técnicos que realizaron un informe de situación ‘in situ’.«Tenemos todos los datos y veremos cómo se presenta ese proyecto y a ver cuántas piezas de la puerta antigua se pueden recuperar para intentar que el proyecto respete al máximo el diseño de la original», explican, mientras añaden que la Comisión de Patrimonio ya tuvo conocimiento de esto el día 21 de diciembre, en su reunión mensual.

«Traerán el proyecto cuando lo tengan preparado y tienen que contar con el visto bueno de la Comisión Territorial de Patrimonio, que se reúne una vez al mes», cuentan desde la Junta.

En el momento en que se comunique la sanción es posible recurrirla, e incluso se puede llegar al contencioso-administrativo, por lo que puede que la resolución final de este caso se prolongue, al menos en lo tocante a la multa, ya que todas las partes parecen de acuerdo en reparar cuanto antes el daño causado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos