Arrancan las declaraciones para esclarecer el crimen de la niña Sara

La letrada Isabel Palomino (izquierda) y Concha Menayo, presidenta de Adavasymt (derecha)./Ricardo Otazo
La letrada Isabel Palomino (izquierda) y Concha Menayo, presidenta de Adavasymt (derecha). / Ricardo Otazo

Los tíos de la pequeña fallecida víctima de malos tratos y agresión sexual prestan testimonio ante la jueza instructora

M. J. Pascual
M. J. PASCUALValladolid

La titular del Juzgado de Instrucción 6 de Valladolid ha interrogado esta mañana a los tíos de la pequeña Sara F. M., de 4 años, que falleció víctima de malos tratos continuados y agresiones sexuales el 3 de agosto en el Clínico de Valladolid, cuando habían pasado más de veinte días desde que un pediatra del hospital Campo Grande denunciara los supuestos malos tratos. A las declaraciones de ambos testigos y de una tercera persona no han podido asistir los representantes legales de las asociaciones Clara Campoamor y la de Víctimas de Agresiones Sexuales y Malos Tratos ( Adavasymt), pues todavía no habían recibido confirmación a sus respectivas peticiones de personación. La primera, como acusación popular, que ha recurrido los 2.000 euros de fianza que ha fijado la instructora para que puedan ejercerla y espera respuesta. La segunda, que ha tramitado la personación como acusación particular en nombre de Sara, pero que ha tenido que limitarse esta mañana a acompañar y reconfortar a los tíos a la puerta del despacho de la jueza, pues tampoco había recibido la notificación de respuesta a su petición.

Más información

Los familiares de Sara, Rosana y Pedro M. G., que han declinado hacer declaraciones tras testificar, sucesivamente, desde las diez menos cuarto hasta casi la una del mediodía, sí han señalado sentirse completamente destrozados por el asesinato de su sobrina pequeña. Sus representantes legales de Adavasymt afirmaron a la salida del juzgado que solo les mueve «la defensa de los intereses de Sara, para que estos hechos no se vuelvan a repetir» y mantienen que «fallaron todos los protocolos de protección» en este caso.

La madre de la niña asesinada, Davinia M. G., de 37 años, permanece en el centro penitenciario de Villanubla en prisión preventiva comunicada y sin fianza, al igual que su último novio, R. H. H., de 36. Los principales sospechosos de la muerte de la pequeña fueron trasladados el pasado viernes hasta el domicilio de la mujer, en el barrio vallisoletano de la Rondilla, para que asistieran al registro de la vivienda.

La jueza mantiene el secreto de las actuaciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos