«Los implicados en Meseta Ski eran conscientes de los posibles sobrecostes»

Estado actual del proyecto Meseta Sport, en Villavieja del Cerro./F. J.
Estado actual del proyecto Meseta Sport, en Villavieja del Cerro. / F. J.

El arquitecto de Sodeva declara en la primera jornada de interrogatorios de la comisión de la Diputación

EL NORTEValladolid

El arquitecto de la Sociedad Provincial de Desarrollo de Valladolid (Sodeva), Valentín González, ha reconocido hoy que todas las partes implicadas en el proyecto de construcción de la pista se esquí seco en Tordesillas eran «conscientes» de los posibles sobrecostes que se podían originar.

Durante su declaración, de más de una hora y media, en la primera jornada de interrogatorios de la comisión de la Diputación que investiga los expedientes relacionados con la fallida instauración de la pista y los contratos con el grupo Corsán, el arquitecto ha comparecido a petición de los grupos de la Diputación para aportar luz a un proceso desarrollado entre los años 2003 y 2007.

De este modo, el arquitecto superior ha sido el primero en pisar el Palacio del Pimentel, sede de la Diputación Provincial, para defender las actuaciones de Sodeva en todo el proceso de licitación y concesión del proyecto de la pista de esquí al grupo Corsán, empresa que finalmente se hizo con el proyecto en un proceso que se desarrolló «bajo todos los cauces legales».

Un pliego inicial que estimaba el proyecto en cuatro millones de euros y que acabó siendo modificado en múltiples ocasiones hasta llegar a un presupuesto final de trece millones, lo que el arquitecto ha catalogado de «normal», pues este proyecto de Meseta Ski era «pionero y muy novedoso» en España y no había referencias para establecer un «presupuesto final no susceptible a modificaciones».

Los cambios no tardaron mucho en llegar, pues, al poco tiempo de licitar este proyecto, desde Sodeva se decidió cambiar, a propuesta de uno de los pretendientes al proyecto, Corsán, que finalmente se hizo con él, el tapiz que iba a servir de base para la pista y que elevó el presupuesto de los cuatro millones iniciales a los siete. Ese nuevo tapiz se decidió tras los viajes que a Portugal y a Francia hicieron los miembros de Sodeva, incluido González, para certificar que este nuevo suelo era más «idóneo» para la pista, a pesar de su notable incremento en el precio.

Además de este incremento de tres millones, el proyecto volvió a sufrir otro aumento, hasta los nueve millones en el 2008, cuando la obra estaba paralizada formalmente por orden judicial, tal y como ha apuntado la portavoz del Grupo Ciudadanos en esta comisión, Pilar Vicente, quien ha interrogado a González sobre cómo fue posible este incremento si la obra estaba parada.

González no ha sabido explicar ese baile de fechas ya que según sus números la obra sí estaba operativa, y ha sostenido que ningún miembro de Sodeva ni del Ayuntamiento se saltaron la Ley de Montes que impedía construir la pista en aquellos terrenos por haber sido escenario de un incendio, simplemente porque «no les constaba» tal fuego.

Por todo ello, González ha insistido en que no sabía quien se hacía cargo de los viajes organizados por motivos laborales en Sodeva, al mismo tiempo que ha reiterado que la complejidad y novedad del proyecto impidieron ajustar más al presupuesto final las estimaciones iniciales de la pista de esquí fallida, aunque ha subrayado que volvería a firmar el proyecto si se le presentara.

Además de la intervención del arquitecto de Sodeva, también han participado en la comisión con su declaración voluntaria el jefe de servicios de Urbanismo de la Diputación de Valladolid, Luis Torregrosa y dos trabajadoras dependientes de la propia Institución provincial.

Fotos

Vídeos