Encuentran una nutria muerta en Renedo de Esgueva

La nutria atropellada, sobre el asfalto cercano al río/A. O.
La nutria atropellada, sobre el asfalto cercano al río / A. O.

El hallazgo refleja la riqueza del ecosistema en el entorno

Agapito Ojosnegros Lázaro
AGAPITO OJOSNEGROS LÁZARORenedo de Esgueva

El hallazgo de una nutria atropellada en Renedo de Esgueva, en la calle Villabáñez, cerca del canal del Duero y del río que presta su apellido a la localidad, tiene una doble vertiente. Por una lado es una mala noticia que aparezca muerto un ejemplar de una especie que en España está en peligro de extinción, aunque también es un indicador de la rica biodiversidad que tienen el entorno vallisoletano y el cauce del Esgueva. Juan González, vecino de Renedo que encontró la nutria, reivindica precisamente el valor medioambiental del entorno.

Halló al animal atropellado al salir de su vivienda en la urbanización Puerta de Casasola para llenar el depósito de su vehículo. En principio, según iba en dirección Valladolid, observó «que en el arcén había un animal que parecía un gato», pero le pareció extraño. Conocedor de la naturaleza, le llamó la atención y tras volver de echar combustible se detuvo en el arcén y comprobó que se trataba de una nutria. Ante este hallazgo poco común, «y por ser un animal en riesgo de extinción», pensó que lo mejor sería poner al mamífero en manos de expertos, por lo que lo retiró del arcén y puso rumbo al Centro de Recuperación de Animales Silvestres (CRAS) de Valladolid.

Allí le explicaron que se trataba de una hembra adulta, de unos 6 o 7 años de edad, y que «donde hay cangrejos hay nutrias», como en la zona del Esgueva. Además, «son animales que viven en familia, por lo que es posible que haya más individuos», refleja González. No es la primera vez que este vecino de la localidad actúa de forma similar, velando por el patrimonio natural, pues hace seis años encontró un buitre joven que no podía valerse por sí mismo –en la zona de Medina del Campo–. Este se hallaba solo, alejado de su grupo de congéneres, sin capacidad de volar y por lo tanto de buscarse el alimento. En ese caso también llamó al CRAS y al poco tiempo el ave fue puesta en libertad una vez que adquirió la fortaleza necesaria para ser autónoma. Se liberó en el entorno de Peñafiel.

Para este vecino de Renedo, pero originario de San Vicente del Palacio, «es importante que se conozca que existen animales tan excepcionales como la nutria en el Esgueva, un río que está un tanto abandonado, y denostado. Si te das una vuelta por él, aunque tiene mucha belleza y mucho valor, no está muy bien cuidado». Y en cuanto a la nutria en particular, considera que «es una pequeña joya en cuanto a fauna, es algo excepcional desde mi punto de vista. Me sorprende a la vez que me congratula saber que este tipo de animales son vecinos nuestros, porque son un tesoro. La lástima es que muchas veces para saber de su existencia tenga que ser por algún motivo como este».

El suyo es un alegato en defensa del Esgueva: «Quiero que la gente sepa la riqueza que tenemos en el río, que lo valoren, que lo cuiden y se sensibilice con su entorno».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos