vedruna en Valladolid

El colegio Jesús y María, el más antiguo de los centros religiosos de Castilla y León, cumple siglo y medio de historia

El edificio actual del colegio ubicado en la plaza de Santa Cruz./L. N.
El edificio actual del colegio ubicado en la plaza de Santa Cruz. / L. N.
Laura Negro
LAURA NEGROvalladolid

Cercanía, implicación, solidaridad y creatividad. Éstas son las señas de identidad y el legado pedagógico que el colegio Jesús y María transmite a su alumnado en una mezcla de tradición e innovación docente. Una herencia educativa que le viene de lejos. Nada más y nada menos que desde hace 150 años. Y es que durante este curso, el centro celebra su siglo y medio de vida con un sinfín de actividades religiosas, culturales y lúdicas para toda su comunidad educativa, que está compuesta por 750 alumnos distribuidos entre las etapas de Infantil y Primaria, ESO y Bachillerato, 65 profesores y 15 trabajadores no docentes.

Situado en la Plaza de Santa Cruz, el decano de los colegios religiosos de Castilla y León remonta sus orígenes al año 1867, cuando cinco Hermanas Carmelitas de la Caridad, herederas de la poderosa institución pedagógica de Santa Joaquina de Vedruna, llegaron a Valladolid desde Vich (Cataluña), para encargarse de la educación de las jóvenes de clase más humilde de Valladolid.

Alumnas en 1930.
Alumnas en 1930. / Centro Educativo

Fue la primera congregación que apostó por la educación femenina. Su primera sede fue la Casa Pósito, en el Barrio de San Andrés, que poco después abandonaron al estallar la Revolución de 1868, para instalarse en un convento de clausura y posteriormente en un local de la calle del Obispo (hoy Fray Luis de León).

Allí permanecieron hasta 1883, año en el que adquirieron el Palacio de los Vitoria, del siglo XVII, sede actual del colegio, por 38.087 pesetas. En 1883 educaban a más de 1.000 alumnas repartidas en tres colegios, el Jesús y María, el de huérfanos nobles del Dulce Nombre de María, situado en la calle del Salvador, y la escuela pública Nuestra Señora de la O, en la calle Mantería.

«Joaquina de Vedruna, a los 33 años se quedó viuda con 9 hijos a su cargo. Por ello, supo inculcar a la congregación el espíritu de familia, de oración, de sencillez y de acogida. Sus métodos educativos eran revolucionarios para la época y se basaban en la fidelidad a la Iglesia y en la fuerza del amor. Métodos que todavía hoy mantenemos intactos», explica Goyita Álvarez, hermana carmelita vinculada a este colegio desde 1971 y que actualmente forma parte de su equipo de pastoral. La congregación de hermanas carmelitas fue titular del colegio hasta el año 2010, cuando se creó la fundación Educarte, que cuenta con 13 colegios en el territorio nacional, 5 de ellos en Castilla y León, dos en Valladolid.

Escolares de este curso usando el ordenador.
Escolares de este curso usando el ordenador. / L. N.

El actual director del Jesús y María, Domingo Cano, explica que «mantenemos ese espíritu cercano y familiar con una propuesta educativa participativa y liberadora en la que el alumno es el auténtico protagonista de su aprendizaje. Siempre manteniendo un equilibrio entre tradición e innovación», explica. «No apostamos por una única línea metodológica, sino por diferentes vías y por un trabajo cooperativo», añade.

Una vida ligado a las aulas

Carlos González es uno de los profesores de este colegio y ha sido testigo de los últimos 41 años de su historia. Lleva toda su vida ligado a aquellas aulas, ya que entró con tan solo 3 años al parvulario y allí ha permanecido durante toda su etapa educativa, hizo las prácticas de su carrera de magisterio, la objeción de conciencia y actualmente desarrolla su labor docente. «La educación que yo recibí, influyó mucho en que yo quisiera transmitir a los demás todo lo que yo había aprendido en este colegio. Para mí es un orgullo tener como compañeros a algunos de mis antiguos profesores. He sido testigo de cómo el centro se ha ido adaptando a los nuevos tiempos, pero siempre siendo fiel a sus valores», explica este maestro de primaria.

El Jesús y María ha apostado por un modelo educativo plurilingüe y por las nuevas tecnologías aplicadas al trabajo por proyectos. «Utilizamos métodos como Flipped Classroom (clase al revés). Los profesores asignamos tareas a los alumnos para crear un interés por la materia, a la vez que fomentamos la investigación, la responsabilidad y la creatividad. Posteriormente impartimos los contenidos», informa Cano. Las aplicaciones y dispositivos de Google han ganado espacio en sus aulas con alumnos que siguen las clases y realizan sus tareas a través de los 'Chromebooks' del gigante de Internet, recibiendo así una educación motivadora y altamente personalizada que consigue atender a la diversidad. «No sólo damos importancia al aspecto académico, sino que buscamos una formación integral, mediante el trabajo en red, como ya proponía Joaquina de Vedruna, una adelantada a su tiempo», añade el director.

Junto con el colegio Ave María, el Jesús y María creó en el año 2011 la asociación Edutalento, a través de la cual preparan e implantan planes de detección, evaluación y atención a alumnos con altas capacidades. También desarrollan actividades extraescolares específicas para alumnos de diferentes necesidades educativas, en las que participa alumnado de otros colegios de la provincia. A lo largo de todo el año se han programado diversas actividad para conmemorar la efeméride.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos