Ángel Marcos recibe con emoción el Premio Provincia de Valladolid a la Trayectoria Artística

Ángel Marcos, Premio Provincia de Valladolid a la Trayectoria Artística 2017. / H. SASTRE/
Ángel Marcos, Premio Provincia de Valladolid a la Trayectoria Artística 2017. / H. SASTRE

Un Teatro Zorrilla abarrotado rindió tributo al fotógrafo medinense

El Norte
EL NORTEValladolid

El fotógrafo Ángel Marcos (Medina del Campo, 1955) recibió hoy emocionado en el Teatro Zorrilla de Valladolid el abrazo y el cariño de sus paisanos con la forma del Premio Provincia de Valladolid a la Trayectoria Artística, un galardón que considera «un punto de inflexión». «Es como decir: ‘Bueno, valgo. Algo he hecho», destacó «con toda honestidad y convicción» en declaraciones a los medios instantes antes de recibir el reconocimiento.

Compañeros y amigos de todos los ámbitos culturales de la ciudad se dieron cita en el abarrotado coliseo para aplaudir al homenajeado, galardonado, según el fallo del jurado, por su «importante y dilatada trayectoria artística en constante innovación, llevando el nombre de la provincia de Valladolid a los más relevantes eventos culturales internacionales».

Fotos

La ceremonia, conducida por la periodista de la Cadena Cope Marta Bermejo, arrancó con una proyección de fotografías de Marcos, tomadas ex profeso para la ocasión en los alrededores de su localidad natal y de Peñaflor de Hornija, al compás de las notas de ‘El romance del Arriero’, interpretado por el grupo Candeal, según informa Ical.

A continuación, la periodista Angélica Tanarro glosó la figura del premiado, que comenzó su trayectoria en la fotografía artística de forma profesional hace 25 años, con la serie ‘Un viaje por el Teatro Calderón’, en 1992. Miembro de número de la Real Academia de Bellas Artes de la Purísima Concepción, su obra está presente en colecciones como el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, el Tishman Speyer Rockefeller Center Foundation de Nueva York, el IVAM, la Maison Européene de la Photographie de París, la Colección Luciano Benetton de Treviso, la Margulies Collection de Miami, el Naples Museum of Art de Florida o la Colección Arte Contemporáneo Español.

Ya en el escenario, el galardonado recordó la primera vez que entró en el hogar familiar una cámara fotográfica, 45 años atrás, de la mano de su madre que consiguió reunir los puntos requeridos en una promoción de un supermercado para conseguir una cámara compacta Nerasport que exhibió sobre las tablas. Veinte años después sería su contacto con un fotógrafo de Medina que trabajaba en Estados Unidos el que le empujó a «hacer fotografías de una forma más neurótica».

En su discurso de agradecimiento, Marcos hizo referencia al «campo expandido de lo fotográfico» y a la «influencia» que los campos de Castilla han ejercido en su obra, empujándole a crear su propia iconografía. «Indudablemente el territorio, y concretamente este territorio, es lo que me ha condicionado. Esta tierra es dura, árida, monocroma muchas veces, pero es la mía, y no lo digo como una resignación sino un ensalzamiento, porque el escalofrío se ha producido ahí», expuso. Según comentó, la esquematización del paisaje castellano le ha ayudado «a saber hacer fotografía y a saber componer».

«Trabajo la fotografía como convicción. He intentado, hasta cierto punto, ser fiel al estatuto fotográfico, pero en ningún momento antepongo la técnica al concepto. Yo quiero estar situado en esto que se llama arte contemporáneo, y para ello utilizo la fotografía porque es lo que más me interesa y porque es lo que mejor sé hacer», declaró.

Tras su intervención, el presidente de la Diputación, Jesús Julio Carnero, subrayó que la obra del premiado se centra en dos pilares: «El territorio y su poder evocador de la memoria, y el viaje como indagación personal y toma de conciencia». «Territorio y viaje que han ido evolucionando desde su entorno más cercano, los parajes e historias de su Medina del Campo, hasta encontrar en la gran ciudad un marco ideal donde ambos conceptos se funden», valoró.

Además, recalcó que en el trabajo de Ángel Marcos «no siempre aparece el ser humano, pero todas sus fotografías nos hablan de la humanidad, del ser humano». «Hay críticos de su obra que hablan de la escenografía de la ficción en su obra, pero creo que estamos más en una escenografía del pensamiento. Las fotografías de Ángel Marcos se piensan, se reflexionan», argumentó antes de apuntar que el medinense «es el mejor fotógrafo artístico que tiene no solo la provincia de Valladolid sino Castilla y León».

El acto concluyó con un concierto de piano a cargo del riosecano Diego Fernández Magdaleno, Premio Nacional de Música 2010, acompañando una proyección de imágenes de Ángel Marcos, en un montaje realizado por ambos autores expresamente para la entrega del galardón, con piezas de Philip Glass, Edward Ivory, Stephen Montague y Howard Skempton e imágenes de diversas obras del premiado correspondientes a las series ‘Rastros’, ‘Los bienaventurados’, ‘Viaje por el Teatro Calderón’, ‘La fábrica’, ‘La mirada blanca’, ‘La mar negra’, ‘Paisajes’ y ‘Auras’, así como del proyecto ‘Alrededor del sueño’, desarrollado en Nueva York, Cuba, China, Madrid, Barcelona y El Vaticano.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos