Testigos del caso de Sara declaran que no vieron lesiones previas

Registro en el domicilio donde vivía la pequeña./EL NORTE
Registro en el domicilio donde vivía la pequeña. / EL NORTE

El novio de una prima de la pequeña fallecida ha reconocido que el comportamiento de la niña una semana antes de fallecer era «diferente»

El Norte
EL NORTEValladolid

Dos testigos del caso de la muerte de Sara, la niña de cuatro años que falleció el pasado 3 de agosto en Valladolid a causa de una parada cardiorrespiratoria tras haber sufrido continuas agresiones, han declarado hoy que no vieron lesiones previas en la menor días antes de su muerte.

En sendas declaraciones de no más de veinte minutos, los dos testigos han narrado ante el tribunal del Juzgado de Instrucción 6 de Valladolid que investiga el caso lo qué observaron días antes del fallecimiento de la niña, según informa EFE.

En primer lugar, uno de los declarantes, quien es el novio de una prima de la pequeña fallecida, ha relatado cómo en ningún momento él percibió ninguna señal física de agresión en la pequeña, aunque sí ha manifestado que el comportamiento de Sara una semana antes de fallecer era «diferente».

En la versión que hoy ha ofrecido en el juzgado, este hombre ha relatado cómo unos siete días antes de que muriera la niña se citó con el principal sospechoso en un descampado para que Roberto H.H. le hiciera unos arreglos a su coche, momento en el que la defensa sostiene que se hizo los rasguños en las manos que luego presentaría cuando la policía le detuvo por la muerte de Sara.

En esta cita, el declarante ha insistido en que no vio ningún hematoma en la niña, aunque sí ha dejado claro que Sara estaba «retraída y menos activa», algo que él achacó al repentino abandono de su padre biológico, ha explicado en la puerta de los juzgados Calvo, quien, según su teoría, podría deberse a una situación de «malos tratos o agresiones» hacia la pequeña.

También el segundo de los declarantes ha manifestado que unos veinte días antes de que muriera él tampoco percibió nada raro en la niña, ni lesiones ni un comportamiento extraño, como sí notó el novio de la sobrina de Davinia, madre de la pequeña.

Sin embargo, tal y como reflejaron en sus informes los servicios sanitarios, la niña ya debía presentar lesiones al menos 20 días antes de su ingreso en el Hospital Clínico de Valladolid el 2 de agosto, un día antes de fallecer.

En cuanto a la versión de Roberto H.H., este sostuvo en su declaración voluntaria del pasado mes de noviembre que aquella mañana de verano él se levantó temprano con su pareja, la madre de Sara, y se volvió a acostar para levantarse de nuevo a las dos horas, momento en el que, según su coartada, ya encontró a la niña inconsciente en su cama.

Con las dos declaraciones de hoy y a la espera de la llegada de informes periciales, como el de los restos biológicos encontrados bajo la uñas del sospechoso, el juzgado que investiga los hechos ha dado por instruido el caso, por lo que el siguiente paso es abrir juicio oral y determinar los acusados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos