El alcalde de Valladolid pide disculpas a Facua por un incidente con la Policía

El alcalde de Valladolid pide disculpas a Facua por un incidente con la Policía

Los agentes impidieron a la organización repartir octavillas en la calle

J. Sanz
J. SANZ

«Somos una entidad sin ánimo de lucro con una trayectoria creo que más que reconocida en defensa de los derechos de los consumidores y nunca nos habíamos encontrado con algo así en los más de treinta años que llevo en esta organización», lamentaba hoy el presidente provincial y regional de Facua-Consumidores en Acción, Jesús Ulloa, en alusión al sorprendente incidente registrado esta misma mañana en el Paseo de Zorrilla con un policía municipal, que les prohibió expresamente repartir octavillas del día mundial de los derechos de los consumidores «bajo la amenaza de una sanción administrativa». Lo ocurrido tuvo su respuesta casi inmediata, previo comunicado de la organización a nivel nacional, por parte del alcalde, Óscar Puente, desautorizando la intervención policial y pidiendo «disculpas» públicamente por el «error» a través de su cuenta oficial de Twitter. Y lo mismo hizo poco después el concejal de Seguridad, Luis Vélez, que llamó personalmente a Ulloa.

Los hechos tuvieron lugar pasadas las once de la mañana, cuando cuatro voluntarios de Facua, una entidad fundada en 1981 y que cuenta con un millar de socios solo en la capital, repartían a los viandantes unas octavillas informativas, con el lema ‘lucha contra los abusos’ y fotografías de distintos famosos, a las puertas de la Academia de Caballería. «Habíamos informado a la concejalía de esta actividad, que venimos realizando desde hace más de treinta años, aunque es cierto que nos contestaron por correo el día anterior que no tenían medios ni personal para resolver nuestra solicitud», explica el portavoz de Facua.

Y en esas estaban cuando se presentó un primer policía local, que les identificó y les pidió el permiso para repartir octavillas. «Le mostramos el papel con la respuesta y dijo que iba a preguntar a la propia concejalía», recuerda Jesús Ulloa. Así que decidieron continuar con su labor informativa por el Paseo de Zorrilla camino de El Corte Inglés. Fue entonces cuando se presentó un segundo agente en moto, que «dijo ser el jefe de zona y que nos amenazó directamente con multarnos si continuábamos repartiendo folletos». Así que ante la amenaza, dado que se trata «de una entidad que no puede permitirse pagar multas o que nos quiten las octavillas», decidieron marcharse y denunciar públicamente lo ocurrido a través de la web nacional de la organización de defensa de los derechos de los consumidores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos