Cada agricultor perderá unos 150 euros al reducirse la ayuda al gasóleo

Una cosechadora trabaja en una parcela de cereal./F. J.
Una cosechadora trabaja en una parcela de cereal. / F. J.

Asaja denuncia que la medida ya afecta a la mitad de la devolución de 2016 y que supone unos 150 euros por explotación

SOLVIA G. ROJOCiudad Rodrigo

Si en un año como este al agricultor difícilmente le salen las cuentas, los profesionales del campo se han encontrado con un inconveniente más tras conocerse que la Ley de Presupuestos Generales del Estado contempla la reducción en casi un 20% de la devolución del impuesto de hidrocarburos del gasóleo agrícola utilizado habitualmente en maquinaria y tractores.

El presidente de Asaja en Castilla y León, Donaciano Dujo, lamenta que «este año, sin comerlo ni beberlo, nos encontramos con esta reducción que se aplicará a partir del mes de julio». Es decir, en la solicitud que se presenta a lo largo de 2017 para obtener la devolución del ejercicio anterior, los agricultores computarán esa ayuda a un precio para los seis primeros meses del año y a otro para los seis siguientes.

En concreto, esa reducción en la devolución pasa de 78,71 euros por cada 1.000 litros a 63,71 euros, según el sindicato Asaja. «Parece que no es importante pero en Castilla y León son alrededor de 11 millones de euros», insiste Dujo, «no hay año menos oportuno y Castilla y León es una de las comunidades más afectadas por la medida además de por sequía y lo peor de todo es que es algo que no se ha hablado, nos lo hemos encontrado y nadie ha dado una explicación».

La cuenta que desde la organización profesional agraria hacen para valorar el impacto de la medida en la región está vinculada al hecho de que en la comunidad predominan las producciones extensivas, que son grandes consumidoras de este gasóleo.

Si se considera una media de consumo de 10.000 litros de gasóleo al año por explotación, la reducción de la ayuda implicará una pérdida media de 150 euros para cada agricultor, o dicho de otro modo, pasar de 780 euros a 630 euros de manera generalizada. La cifra, incluso, puede doblarse en el caso de explotaciones netamente de secano. Así pues, podría estimarse que el sector de Castilla y León perderá con este cambio más de 11 millones de euros cada campaña. «Una cifra muy importante, más en años como el presente, en que todo son gastos y no hay ingresos», valoran desde la organización profesional agraria en la comunidad.

Donaciano Dujo recuerda que «esta medida de devolución se lleva aplicando desde hace muchos años pues debido al encarecimiento del gasóleo y de los costes de producción se intentó llegar a un gasóleo profesional pero finalmente se optó por devolver una parte de los impuestos que tiene el gasóleo, en este caso concreto de la parte de hidrocarburos».

La previsión es que en la solicitud de 2017, que se presentará a lo largo de 2018, se mantenga esa devolución a razón de 63,71 euros por cada 10.000 litros o al menos, eso es lo que entiende Dujo quien afirma que «nadie nos ha dado una explicación, esto es un ahorro de los presupuestos para no devolver más». El agricultor dispone hasta el 30 de diciembre para presentar sus facturas de consumo agrícola en sus vehículos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos