Policía y Ayuntamiento lucharán contra los 'narcos' asentados en Pajarillos

Reunión de la Junta de Seguridad Local.

La Junta de Seguridad Local aborda el repunte del narcotráfico en la zona de Pajarillos

EL NORTEValladolid

La acción conjunta de tres concejalías del Ayuntamiento, -Urbanismo, Seguridad y Movilidad, y Servicios Sociales-, junto a la vigilancia intensiva de las Fuerzas de Seguridad y la actuación policial y judicial, trabajarán para atajar los problemas de convivencia que sufre el Polígono 29 de Octubre, en el barrio de Pajarillos, a consecuencia del repunte del narcotráfico.

De este modo resumió el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, las conclusiones de la Junta Local de Seguridad celebrada este viernes en el Ayuntamiento, convocada para tratar este asunto de forma monográfica, a la que asistieron, además del alcalde y buena parte de los concejales del equipo de Gobierno implicados en la resolución de este problema (Urbanismo, Seguridad, Servicios Sociales, Participación Ciudadana y Educación), el subdelegado del Gobierno, Luis Antonio Gómez Iglesias, representantes de Guardia Civil, Policía Nacional y Policía Municipal, así como los portavoces de la Coordinadora contra el Narcotráfico de Pajarillos.

Puente señaló que el primer pilar de esta actuación coordinada es la rehabilitación urbanística de esa barriada, y al respecto, recordó que ya está en obras el bloque de la Calle Zorzal, mientras otros 23 de esa primera fase están en proceso de licitación con el objetivo de que su reforma pueda empezar a acometerse este mismo verano.

Más información

El segundo aspecto en el que se comienza a trabajar es la 'rehabilitación social', para lo cual, el día 25 de julio, el Pleno llevará en su orden del día la aprobación de la obra de rehabilitación del Colegio Santiago López, que se transformará en un centro social con profesionales dedicados al trabajo de campo y de calle en el Polígono, que realizarán un diagnóstico y propondrán líneas de actuación social con la población.

Por último, la Policía Municipal dependiente de la Concejalía de Seguridad y Movilidad, en coordinación con Policía Nacional y Guardia Civil, extremarán la vigilancia para «ir normalizando la situación de ese barrio». En ese sentido, el alcalde se mostró partidario de convocar en próximas reuniones, asimismo, a la Fiscalía de Valladolid, para que se implique igualmente en esta actuación.

El objetivo, por tanto, concluyó Puente, es «erradicar la infravivienda, que atrae marginalidad, diagnosticar el mapa humano a través de los profesionales de los Servicios Sociales y proponer soluciones pormenorizadas, y añadir a esto el pilar de la Seguridad a través de la acción policial, con decisión», dijo, «dentro de los márgenes que nos permite la Ley».

El alcalde extendió los problemas de convivencia en la barriada más allá del narcotráfico, «el problema es múltiple, la situación es compleja y muy difícil», señaló, y puso como ejemplo que el Ayuntamiento está viéndose obligado a ofrecer protección a los Servicios de Limpieza municipales, o a actuar sobre vehículos que no cumplen con la normativa. Asimismo, afirmó que los vecinos, especialmente propietarios de viviendas a favor de la rehabilitación de los bloques y miembros de la Coordinadora Contra el Narcotráfico sufren a menudo amenazas.

Puente reconoció el trabajo de Urbanismo, que ha conseguido «un apoyo inmensamente mayoritario a la realización de las obras, aunque haya algunas resistencias, lo que impide hablar de consenso, pero eso», dijo, «nos da una pista sobre que las obras son buenas, porque a ellas sólo se oponen aquellos a los que pretendemos combatir, que son quienes generan problemas de convivencia».

El antes y el después del barrio

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos