60.000 personas lloraron en Valladolid la muerte de Miguel Ángel Blanco

Manifestación celebrada en la plaza Mayor de Valladolid para condenar el asesinato de Miguel Ángel Blanco / Ramón Gómez

Las protestas contra ETA por el asesinato del edil de Ermua supusieron el principio del fin de la banda

L. RECIOValladolid

Han pasado veinte años desde el asesinato de Miguel Ángel Blanco. Veinte años desde aquella manifestación en la que la gente tuvo que quedarse en las calles adyacentes a la Plaza Mayor porque no entraba ni un alma más en ella. Más de 60.000 vallisoletanos salieron a la calle para mostrar su repulsa a ETA.

El secuestro y posterior asesinato de Miguel Ángel Blanco supuso muchas cosas. Pero sobre todo supuso la condena unánime a aquel acto tan despreciable. Durante aquellos días a nadie le importó su ideología política, no había izquierdas ni derechas, eran solamente personas unidas en contra de las acciones de la banda terrorista.

Más información

Incluso antes de conocerse el fatal desenlace del secuestro del concejal del PP de Ermua, los vallisoletanos ya habían salido a la calle para pedir su liberación, como otros tantos españoles. Y tras el conocimiento de la noticia se sumaron tres días de protesta que culminaron con la manifestación más multitudinaria que se recuerda en Valladolid. Una acción de solidaridad y condena que sacó a la calle a personas de toda España parar marcar el principio del fin de ETA.

Fotos

Vídeos