El Norte de Castilla

Absueltos los acusados de extorsionar al constructor que les contrató para cobrar deudas

  • El tribunal lo basa en las "versiones contradictorias aportadas en el juicio por unos y otros y la ausencia de toda prueba corroboradora

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

La Audiencia de Valladolid ha dictado sentencia absolutoria en el caso de extorsión de la que venían siendo acusados David G. y Razvan I. en la persona de un constructor, Aniceto Javier Ll.P, que supuestamente les había contratado para cobrar unas deudas y al que, según sostenían las acusaciones, amenazaron en 2013 para que les abonara sus honorarios y le 'sacaron' dos coches, contra su voluntad, como garantía de pago.

Frente a la petición de seis años de cárcel para ambos procesados formulada por el fiscal y las acusaciones particulares por extorsión y retención ilegal, la Sección Cuarta de lo Penal ha optado finalmente por la absolución basada en las "versiones contradictorias aportadas en el juicio por unos y otros que, ante la ausencia de toda prueba corroboradora y siendo personas ciertamente todas ellas con interés en la causa, deben conducir necesariamente a un pronunciamiento absolutorio por existir duda razonable en el tribunal sobre la realidad de los hechos denunciados", según la sentencia a la que tuvo acceso Europa Press en fuentes jurídicas.

Idéntica resolución es la aplicada a otros tres de los acusados, Cristóbal M, Juan N. y Andrei C, el primero a quien los acusadores pedían tres años de cárcel por estafa y falsedad y los otros dos expuestos a condenas de dos y un año, respectivamente, por delito de receptación, mientras que David E, un compra-venta de coches de segunda mano de Alicante, es el único que ha sido condenado, concretamente a seis meses de prisión y multa de 1.080 euros.

A éste, el tribunal le considera autor de un delito de falsedad en documento mercantil en la transmisión del turismo Mercedes ML del constructor denunciante.

La sentencia tan solo considera probado que el empresario firmó con David G. un contrato de compraventa del referido vehículo por 18.000 euros, no así los hechos que mantiene el primero según los cuales contrató los servicios del segundo y de un amigo de éste, el rumano Razvan I, para que ambos le ayudaran a cobrar una deuda de 400.000 euros que había contraído con él un panadero de Santander y que luego los dos acusados comenzaron a reclamarle distintas cantidades bajo coacciones y amenazas.

Su versión es la que mantenían el fiscal y las acusaciones particulares, que consideraban acreditado que en mayo de 2013 Aniceto Javier Ll.P. contrató los servicios de David G. y Razvan I. para que éstos, a cambio de distintas cantidades, se las arreglaran para cobrar la referida deuda del panadero cántabro.

Según la tesis de los acusadores que no da por probada el tribunal, ambos procesados no sólo no hicieron gestión alguna para recuperar el dinero sino que comenzaron a "extorsionar, amenazar y coaccionar" al industrial, al que no cesaban de exigir más pagos y de quien incluso obtuvieron, en contra de su voluntad, dos vehículos, un Mercedes ML y un Citroën, el primero de los cuales terminó en manos de un cliente que lo adquirió de buena fe sin saber que en ese periplo se habían cometido un delito de receptación, el que imputaban a los también acusados Andrei C. y Juan S, y otros de estafa y falsedad en documento mercantil, en el que habrían incurrido David E. y Cristóbal M.

De este relato de hechos, la Audiencia vallisoletana tan sólo considera probado que David E. transmitió a Cristóbal M. el citado Mercedes ML, sin la documentación necesaria, y que para ello incurrió en un delito de falsificación en documento mercantil.