«La retirada siempre da miedo, pero el proyecto de Iberdrola me ha ayudado a encontrar el sitio»

«La retirada siempre da miedo, pero el proyecto de Iberdrola me ha ayudado a encontrar el sitio»

  • La hora de la retirada es para cualquier deportista de élite un punto de inflexión en su vida, si además el deportista es mujer y de un deporte de los denominados minoritarios el punto se convierte en ocasiones un manchón de incertidumbre Para Jennifer Pareja (Olot, 8 de mayo de 1984) ese punto llegó hace apenas unos meses, cuando decidió que era hora de salir del agua y dejar la práctica profesional del waterpolo.

Este fin de semana la Plaza Mayor de Valladolid acogerá el Tour ‘Mujer, Salud y Deporte’ de Iberdrola en el que participan diez federaciones: fútbol, bádminton, balonmano, voleibol, rugby, triatlón, piragüismo, gimnasia, natación y hockey. Durante estos dos días pasarán por la ciudad grandes nombres del deporte femenino: Carolina Marín, oro olímpico en bádminton en Río 2016; Marina Damlaimcourt, triatleta olímpica en Londres 2012, Mercedes Coghen, oro olímpico en hockey hierba en Barcelona 92; las vallisoletanas Laura López, subcampeona olímpica en los juegos olímpicos de Pekín 2008 en natación sincronizada; Amaia González de Garibay, miembro de la selección nacional de balonmano y Elisa Castro, junto a Carmen Pérez, integrantes de la selección de Rugby 15.

El horario del Tour Iberdrola será de 12:00 a 20:00 horas el sábado y de 11:00 a 15:00 horas el domingo, en la Plaza Mayor de Valladolid.

Una de las deportistas que estará en la carpa es Jennifer Pareja, mejor jugadora del mundo de waterpolo en 2013.

-Tras 17 años como deportista de élite y un palmarés envidiable, ¿qué supone para usted dejar el waterpolo?

-Fue un cambio total en mi vida, un momento muy duro porque tienes que reinventarte, dejar tu vida, lo que sabes hacer y lo que has hecho siempre para hacer algo que no controlas, y da miedo. Yo tenía claro que quería seguir sumando en el deporte femenino y creo que he encontrado el lugar perfecto para hacerlo con el proyecto de Iberdrola.

-¿Cómo se enfrenta una mujer de un deporte minoritario a la vida tras la carrera deportiva?

-Es un momento duro, pero al ser un deporte minoritario tampoco llevábamos una vida muy diferente. La rutina cambia, no te pasas el día en el agua entrenando muchísimo, hemos llegado a entrenar ocho horas lo que hace que tu vida se convierta en el waterpolo, pero a nivel mediático no lo notas.

-El Tour Iberdrola se crea para fomentar la participación femenina en todos los ámbitos del deporte, ¿cómo cree que sería posible facilitar esta participación?

-Esta es una de las iniciativas que hay que hacer. El deporte femenino ha ido cambiando en los últimos años pero todavía faltan pasos y este tour, esta iniciativa en global en todo el deporte es precisamente para eso, para dar los pasos que todavía quedan.

-Pero, ¿está la sociedad preparada para equiparar los roles masculino y femenino en el deporte?

-Todavía quedan pasos por dar y está claro que es un tema social, pero cada vez estamos más cerca para que así sea.

-Como deportista y como mujer, ¿qué cree que se puede hacer para fomentar la práctica deportiva entra niñas y mujeres?

-Por suerte las cosas van cambiando y cada vez más las niñas hacen deporte, cuando yo empecé a jugar a waterpolo era meterte en un deporte de chicos, ahora el waterpolo ya no es un deporte de chicos, es de chicas y chicos, hay muchísimas niñas practicándolo, es un deporte donde hay mucha igualdad, pero en el fútbol, por ejemplo, todavía faltan muchos pasos por dar, es un deporte eminentemente masculino y hay que ir luchando para igualarlo. Yo creo que es un tema de conciencia social, es algo que tenemos que hacer poco a poco.

-Sin embargo, sigue siendo muy difícil ver entrenadoras dirigiendo equipos masculinos cuando al revés es algo que tenemos asumido como normal, ¿por qué?

-Es un poco lo mismo, sigue siendo un tema cultural, pero también deberíamos implicarnos un poco más las deportistas, creo que muchas de nosotras decidimos no seguir a pie de piscina, en este caso, como entrenadoras. Posiblemente también porque las salidas son las justas y hay una limitación muy grande. Pero somos las primeras que, posiblemente, deberíamos implicarnos un poco más en seguir como entrenadoras.

Hay un vacío de preparación de cara a la retirada. Ahora casi todas las deportistas compaginan sus estudios con el deporte de alto nivel, pero falta una ayuda, quizás psicológica, para tratar de concienciar en seguir en el mundo del deporte. Casi todas nos preparamos para algo muy diferente al deporte, no para seguir como entrenadoras, posiblemente porque falten pasos en ese sentido.

«La retirada siempre da miedo, pero el proyecto de Iberdrola me ha ayudado a encontrar el sitio»

-La mayoría de las mujeres deportistas en España no pueden vivir de la práctica deportiva, ¿cree que eso influye a la hora de dejar de ser parte activa del deporte tras la retirada?

-Hay mucha gente que no puede vivir de esto y posiblemente te des cuenta que si como deportista no puedes vivir tú salida después no está en el deporte sino en lo que hayas estudiado, en algo que veas que realmente te va a poder permitir vivir de ello.

-¿Cuál es el mejor momento que el waterpolo le ha dado?

-Yo creo que los tres años buenos que hemos tenido. El año de Londres, de los Juegos Olímpicos y el Campeonato del Mundo. Ir a unos Juegos Olímpicos era el sueño que tenía desde bien pequeña y creo que el momento de jugar un partido y el momento podio fue increíble. Y el Mundial de Barcelona fue muy especial porque jugábamos en casa y, además, ganamos, fue el año perfecto para mí. Me cuesta quedarme con uno de los dos.

La pena es que estos deportes solo son seguidos cuando hay un campeonato importante, es la asignatura pendiente de los deportes llamados minoritarios. Los medios tienen bastante que hacer en eso, nosotras con el club hemos ganado cuatro Champions y probablemente el 90% de los periodistas no lo saben. Siguen importando más otras cosas que la consecución de una Champions. Es tarea de todos implicarnos en ello.

-¿Cómo va a ser la parada del Tour Iberdrola en Valladolid?

-Es la sexta ciudad a la que vamos. Es un tour que está dentro del proyecto Universo Mujer del Consejo Superior de Deportes y donde están implicadas diez federaciones (gimnasia, natación, fútbol, triatlón, bádminton, piragüismo, rugby, balonmano, voleibol y hockey) que montan un stand, de esta manera la gente que acuda puede realizar simulaciones del deporte que elija o practicar el propio deporte. Se preparan actividades similares a las que se emplean para jugar o realizar el deporte y se hacen clases colectivas, hay presencia de deportistas olímpicas y de diferentes selecciones con las que la gente puede hablar y preguntar lo que les apetezca.

-¿Quién puede participar?

-Cualquier persona que se acerque por la Plaza Mayor, es totalmente gratuito, hay un pasaporte para realizar las diferentes actividades y además hay regalos.

-¿Qué le diría a la gente para que se anime a acercarse a la Plaza Mayor?

-Que es una oportunidad única para conocer deportistas y deportes que probablemente para muchos sean desconocidos, para darse cuenta de que en su ciudad hay posibilidades de practicar todos esos deportes y poderse informar y que el deporte tiene que ser el motor de esta sociedad.