El Ayuntamiento suspenderá el cobro del tributo de plusvalías si el inmueble ha perdido valor

Pisos en venta en Valladolid.
Pisos en venta en Valladolid. / A. B.
  • Hacienda solicita un informe tras el nuevo fallo del Constitucional que anula el impuesto si en la transmisión del piso no ha habido ganancia

El Ayuntamiento de Valladolid suspenderá el cobro del impuesto de plusvalías en los casos en los que en la transmisión del inmueble no se haya producido una ganancia. El concejal de Hacienda y Promoción Económica, Antonio Gato, avanzó ayer que la nueva sentencia del Tribunal Constitucional, que anula esta obligación fiscal cuando no se haya registrado un incremento del valor de los terrenos, llevará al Consistorio a no liquidarlo una vez se compruebe que la transmisión, tanto por venta como por donación o herencia, se ha realizado a pérdidas.

El departamento ha solicitado un informe urgente al Consejo Económico Administrativo para que le dé las directrices, aunque Gato señala que todo apunta a que habrá que paralizar el cobro con carácter inmediato. «Parece lo más prudente», dijo. El zarpazo a las arcas municipales puede ser importante. El pasado año se registraron 8.000 liquidaciones del impuesto de plusvalías por un importe de 5,6 millones de euros, más otros 700.000 que afloraron por las inspecciones del servicio tributario del Ayuntamiento. Para el ejercicio en curso la previsión de ingresos está estimada en seis millones.

El fallo considera contrarios a la Carta Magna dos artículos de la Ley de Haciendas Locales que llevan a que impuesto grave por defecto el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana, aunque este no se haya registrado, algo habitual desde el estallido de la burbuja inmobiliaria. Los magistrados consideran injusto que un ciudadano que haya perdido dinero en la operación tenga, además, que pagar un impuesto a la Administración.

Gato augura que esta decisión puede conllevar una pérdida de ingresos importante para el Consistorio, que se suma al corsé en el gasto que la Ley Montoro impone a las Administraciones Locales, cuando éstas, según recuerda, han cerrado el 2016 con un superávit de 7.000 millones de euros y han demostrado su capacidad de saneamiento económico. También habrá que analizar el carácter retroactivo de la sentencia del Constitucional, que puede suponer un varapalo añadido para el Ayuntamiento de la capital.

El pasado mes de marzo el equipo de gobierno rechazó una moción, presentada por Ciudadanos y apoyada por el PP, para que el Ayuntamiento dejara de cobrar este tributo tras las primeras sentencias del Constitucional en el mismo sentido. Entonces, el ejecutivo local apeló a la «prudencia», ya que consideraba que se tenía que esperar a que el Gobierno modificara la Ley de Haciendas Locales.

Ayer ambos grupos se lo recordaron. «Ya dijimos que era un impuesto injusto y ahora el Tribunal Constitucional nos da la razón», apuntó Pilar Vicente, portavoz de la formación naranja. El Partido Popular lamentó que hace dos meses se hicieran oídos sordos a una advertencia con la que se pretendía evitar que lo indebidamente cobrado tuviera que devolverse a los contribuyentes vallisoletanos con intereses, con el consiguiente perjuicio para las arcas locales.