El Norte de Castilla

fotogalería

Susana Díaz durante el acto en Valladolid. / A. G. E.

Susana Díaz se presenta como el baluarte «socialista» ante el PP

  • La candidata a la Secretaría General olvida la «izquierda» de Pedro Sánchez y se presenta como revulsivo electoral

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

Solo tres veces pronunció Susana Díaz la palabra "izquierda" en Valladolid, frente al escorado acto de Pedro Sánchez hace tres meses, cuando "izquierda" se convirtió en la palabra mágica. Dos de las tres veces que la dijo la candidata socialista fue para reivindicarse como "izquierda útil". La otra, dijo, es la de los "del teatro y las pancartas, pero que utilizan muy poco el voto para cambiar las cosas".

galería de fotos

  • Susana Díaz se encuentra con los militantes en Valladolid

Díaz tiene fija la vista en el domingo y eso hace que sus mensajes reincidan una y otra vez en la idea de soldar la fractura interna y en su carácter ganador. Cada referencia a la necesidad de volver a ganar, tanto de ella como sus predecesoras en los discursos, se convirtió en un gancho al mentón del "sanchismo". "Estamos como estamos porque hemos sacado 85 escaños", sacudió. Y, alcanzado el objetivo, encadenó una serie sin piedad. "La peor derecha nos ha dejado en 85 escaños y millones de hombres y mujeres en este país están dispuestos a votar al PSOE si decimos con claridad lo que queremos hacer por España y qué vamos a hacer con su voto".

Y en un feudo como Valladolid, territorio del adalid de Sánchez, Óscar Puente, mostró que las formas del alcalde vallisoletano escuecen. Son varios los militantes con cargos públicos que se han quejado privadamente de la agresividad de Puente y sus partidarios, con alusiones a la "traición" de abstenerse y favorecer el Gobierno del PP. "No cabe entre nosotros el insulto ni la falta de respeto al debate y a los que debaten", dijo. Y ligó esas actitudes a la fractura del partido. "En Andalucía lo pasamos mal, los compañeros nos dividimos y nos ganó Arenas. '¡Fijarse!' Arenas nos ganó a nosotros [risas del público]. En el momento en que superamos esa división, que nos unimos, los ciudadanos nos dieron su confianza".

Convencida de su valor como carta ganadora, Susana Díaz desgranó las ideas de su programa para cuando alcance el Gobierno. Más becas y facilidades para los estudiantes. Revalorizar "la ley de dependencia de Zapatero" devolviéndole la financiación que la debería sostener. Lucha activa contra la violencia doméstica, no solo contra las mujeres, sino también contra los hijos. Políticas, insistió, "de la izquierda útil".

Y dejó, de paso, un recado para los aficionados a las campañas tuiteras. "Estamos en un mundo en el que lo que no cabe en un tuit no cabe, si no sabes cómo arreglar tu pueblo en 140 caracteres, es que no estás en la nueva política. Pues a mí me gusta más el diálogo, el entendimiento", lanzó.