video

El camión de la compañía portuguesa que impactó contra los vehículos en la A-62 y la furgoneta en la que viajaban las víctimas. / J. Sanz

La familia vallisoletana viajaba a una residencia para discapacitados de Palencia

  • La mujer fallecida en la A-62 y uno de sus hermanos vivían habitualmente en la Fundación San Cebrián y regresaban después de pasar unos días en la capital

La familia vallisoletana que se vio implicada en la colisión múltiple registrada el martes por la tarde en la A-62, a la altura del desvío hacia Cigales del kilómetro 112, viajaba a la localidad palentina de San Cebrián de Campos, situada al norte de la capital, donde dos de sus miembros residían desde hacía varios años en las instalaciones de la Fundación San Cebrián, para personas con discapacidad. Se trataba de la mujer de 51 años que perdió la vida en el siniestro, María Begoña; y de su hermano de 34, Jesús María, que también sufrió lesiones, pero que ya ha recibido el alta médica en el Clínico.

En la furgoneta que recibió el impacto por detrás de un camión viajaban otro hermano de la víctima, Nacho, de 47 años, y su madre, Josefa, de 79. La última continúa ingresada con lesiones muy graves y su hijo está hospitalizado también en el Clínico con heridas graves.

Un «duro golpe»

La muerte de María Begoña ha supuesto un «duro golpe» para los trabajadores e internos en la residencia de la Fundación San Cebrián, a la que se dirigía la familia después de que María Begoña y Jesús María pasaran unos días en el domicilio familiar del barrio de San Isidro de la capital vallisoletana.

«Para nosotros ha sido cómo perder a un miembro de nuestra propia familia, porque era una mujer muy querida, y acompañaremos en el duelo a sus allegados, a los que deseamos una pronta recuperación», han querido trasladar desde la fundación palentina.

San Cebrián de Campos, la localidad a la que viajaban las víctimas, se encuentra situada a 72,4 kilómetros de la capital vallisoletana, al norte de Palencia.