El Papa Francisco lanzó un mensaje de inclusión como ponente sorpresa, por videoconferencia, de la edición 2017
El Papa Francisco lanzó un mensaje de inclusión como ponente sorpresa, por videoconferencia, de la edición 2017

En la élite de las ideas

  • La vallisoletana Belén Viloria, entre los tres únicos españoles presentes en el foro mundial TED en el año en que por primera vez se celebró una sesión íntegra en español

De pronto, en la pantalla gigante del enorme salón en el que se celebraba la conferencia TED, en Vancouver, apareció el Papa Francisco. En un evento vetado a la política y la religión, en el que se muestran las ideas claves de la innovación mundial, al que asisten de paisano, a escuchar, Jeff Bezos (Amazon) a Sergei Brin (Google), Richard Branson, Meg Ryan, Joi Ito (MIT Media Lab), Bill Gates, Shonda Rhimes (productora de TV) o Jean Case (presidenta de National Geographic), que el Papa Francisco irrumpiera así, con un mensaje grabado, supuso un hito. «Que haya un líder religioso ya es algo importante y revelador, pero sobre todo este Papa, que no ha sido cualquiera, sino uno con capacidad de llegar a muchas personas con orígenes diferentes», explicaba BelénViloria a su regreso.

Viloria era una de las tres personas españolas presentes en Vancouver. La organizadora de TEDxValladolid y sus ‘hijastros’ –TEDxYouth y TEDxSalon–, que cada año invierte sus ahorros en acudir a una cita cuyo coste es de 8.500 dólares por entrada y para la que de nada sirve tener en el currículum que perteneces a la franquicia TEDx. Hay gente que lleva años esperando poder formar parte de esos cinco días de ideas a tiempo completo, sin suerte.

Pero volvamos al Papa Francisco. «Tuvo una gran repercusión. Su mensaje fue de concordia y de inclusión total. Eso no dejó a nadie indiferente, se levantó todo el mundo y eso que fue en vídeo. A los organizadores les costó un año conseguir esa intervención».

Fue el primer gran hito de esta edición de TED.

El segundo fue que, por primera vez en los 33 años de esta conferencia que nació como de ‘Tecnología, Entretenimiento y Diseño’, hubo una sesión en español. De hecho, fue la primera en otro idioma. Normalmente los ponentes pronuncian sus conferencias en inglés y después se traducen para conseguir que el efecto multiplicador del vídeo llegve esas ideas lo más lejos posible. «Ted en español es un hito», explica Belén Viloria.

Y es un hito en el que España tendrá que apretar. Ninguno de los seis ponentes escogidos fue español. Así lo resume la vallisoletana. «Fue una sesión con seis ‘speakers’. De las catorce sesiones celebradas, esta fue de las más aclamadas. Jorge drexler estuvo espectacular.Su idea se basó en una rima, la décima, a través de la cual hizo un recorrido cultural que mostraba cómo la décima une culturas. Gabriela González, codescubridora de las ondas gravitacionales, contó de froma sencilla cómo esas ondas nos han llevado a las puertas del universo. Jorge Ramos, periodista mexicano que dijo no a Trump, habló de la importancia del no y de cómo la neutralidad da el poder a quienes no deben. Tomás Saraceno mezcló ciencia, arte y arquitectura y hablo de cómo con las fuerzas de la naturaleza se puede conseguir lo imposible y superar los límites y aboga por la sostenibilidad del planeta. Ingrid Betancourt, a través de su experiencia dio una lección de vida y supervivencia y contó cómo el miedo es lo que utilizan los manipuladores para tenerte controlado y cómo ella aprendió a gestionar ese miedo. Y terminó la sesión con Isabel Bencke, investigadora de primates, que explicó que incluso en los simios existe un sentido de la fiesta siempre presente».

Resulta curiosa la ausencia de ponentes y de espectadores españoles cuando TEDx, la franquicia que permite organizar ‘minisesiones’ de ideas por todo el mundo al estiloTED, ha calado en este país de un modo brutal. Solo hay que ver las cinco ediciones que se han celebrado ya en Valladolid de la mano de la propia Viloria y cuya calidad ha llevado a los organizadores a designarla como embajadora.

Ideas con desarrollo

Belén Viloria

Belén Viloria

¿Y sirven para algo estas ideas? Pues los que acuden consideran que sí. Cada año hay un premio, el TEDPrize, que permite a un conferenciante llevarse un millón de dólares para convertir una idea en algo ‘escalable’. Que se pueda transferir a la sociedad.

Este año se lo llevó un liberiano. Médico. Raj Panjabi. ¿Su idea? «Refugiado en Estados Unidos, se hizo médico y volvió a su país porque apenas quedaban 51 médicos (tiene 4,5 millones de habitantes). Invirtió los seis mil dólares de regalos de boda en entrenar a gente de los poblados y ha creado un batallón de trabajadores de la salud, gente de esas comunidades preparadas apra identificar y diagnosticar las diez enfermedades más comunes en el país. Los proveen de formación y una mochila con medicinas básicasy un ‘smartphone’. Generan cambio en su comunidad y de hecho se ha conseguido erradicar el ébola en Liberia».