El cortador Jonathan Castaño en un concurso celebrado en Olmedo.
El cortador Jonathan Castaño en un concurso celebrado en Olmedo. / F. Jiménez

Jonathan Castaño: «Toca recuperarse y volver a pisar una plaza»

  • El cortador de Medina del Campo se encuentra «estable dentro de la gravedad» tras recibir ayer dos fuertes cornadas en el concurso de Madrid

El joven cortador medinense Jonathan Castaño se encuentra «estable dentro de la gravedad» tras las dos fuertes cornadas que ayer por la mañana sufrió en el concurso de cortes de Las Ventas, en Madrid, y de las que tuvo que ser intervenido en la propia plaza para posteriormente quedar ingresado en el hospital San Francisco de Asís.

Castaño ha utilizado las redes sociales para agradecer las numerosas muestras de apoyo y cariño que está recibiendo de la afición, así como de la preocupación que están mostrando sobre su estado de salud, una vez que se dio a conocer el escalofriante parte médico de la mano del equipo del doctor Máximo García Padrós. El propio cortador explica en su cuenta que tiene una cornada en el tórax de 20 centímetros y dos más en el glúteo derecho de 15 centímetros cada una. «Ahora toca recuperarse y volver a pisar una plaza», finaliza el medinense en su cuenta de instagram.

Jonathan Castaño es uno de los cortadores más destacados en la ejecución de la suerte del corte puro, la que ejecutaba el pasado domingo en Las Ventas cuando fue alcanzado por el primer astado de la mañana. Fue inmediatamente después de realizar el embroque, cuando el toro le alcanzó tras soltar un brusco gañafón.

El joven medinense se encuentra «con muchos dolores» pero con buena evolución, según apuntaron fuentes de la organización del concurso, la empresa Toropasión, quienes están en contacto con el hospital madrileño para proseguir su evolución.

Castaño, destacado futbolista (ha jugado en la Gimnástica Medinense, el Navarrés, La Granja y el Athlético Tordesillas, entre otros), disputó el pasado año más de veinte finales en concursos de cortes de toda España, dejando la impronta de la pureza del corte castellano asentado en Medina del Campo.