Las máquinas trabajan ya en la construcción de la nueva planta de Cortes Metalúrgicos Oviedo en San Cristóbal.
Las máquinas trabajan ya en la construcción de la nueva planta de Cortes Metalúrgicos Oviedo en San Cristóbal. / G. V.

La empresa Cortes Metalúrgicos se instalará en Valladolid

  • Ubicará en el Polígono de San Cristóbal una factoría que dará trabajo a 25 personas

Hay una luz al final del túnel de la crisis que desde hace unos meses se asoma por el área industrial del Polígono de San Cristóbal, una esperanza de dar la espalda al cierre de empresas y desmantelamiento de naves sufrido en los tiempos más recientes. Un optimismo asentado en el movimiento de máquinas que por primera vez en al menos los últimos cuatro años arrojan un repunte en la creación de nuevos proyectos con los que impulsar la actividad económica de este área y generar nuevos puestos de empleo.

A la senda que inauguró hace unos meses la empresa RW García, que anunció la apertura de una planta de fabricación de aperitivos saludables en el Polígono de San Cristóbal con la creación de cincuenta puestos de trabajo, se incorporará en menos de un año la firma vallisoletana Cortes Metalúrgicos Oviedo, que desde hace unos días trabaja en la calle Aluminio en la construcción de un ambicioso proyecto con el que pretenden responder a las necesidades de ampliación que tienen y en la que prevén contratar a otros 25 trabajadores que se sumarán a los cuarenta de la plantilla inicial.

Tras más de un año de tramitación burocrática, la planta metalúrgica recibió el pasado 12 de abril la licencia de obras por parte del Ayuntamiento de Valladolid para iniciar la construcción del proyecto en una parcela de unos 8.000 metros cuadrados donde tiene previsto iniciar su actividad en el primer trimestre del año 2018. Hasta la calle Aluminio trasladará así su fabricación, la que actualmente desempeña en el Polígono La Mora, de La Cistérniga, y donde no ha podido continuar por falta de un espacio que se adapte a las necesidades que la empresa requiere. «Estuvimos haciendo catas primero en el Polígono de La Mora, pero no había nada que se adaptara a nuestras necesidades. Fue entonces cuando surgió la oportunidad de adquirir esta parcela en el Polígono de San Cristóbal, que fue el primer lugar en el que además comenzamos hace once años», explica el propietario y gerente de Cortes Metalúrgicos Oviedo, Óscar Oviedo.

Un proyecto dirigido por el estudio de arquitectos de Óscar Miguel Ares dará forma a la nueva planta, que tendrá unos 6.500 metros cuadrados construidos y que estará dotada con la última tecnología. Desde aquí se transforma el hierro y el aluminio, principalmente, para distribuir a todo el país piezas cortadas y transformadas para sectores como la construcción, para maquinaria agrícola o para bienes de equipo.

Centro de referencia

Con el traslado, según especifica el director del proyecto y financiero de la empresa, Jesús Pérez, se busca un doble objetivo. «Por un lado, dar respuesta a la necesidad que surge de incrementar capacidad operativa y que solo se puede satisfacer ampliando metros, no en plantas, porque es incorporación de nueva maquinaria. Y por otro lado el reto de convertirse en el centro de referencia del corte de metales en España».

La nueva planta llevará aparejado un incremento de 25 trabajadores, hasta llegar a un total de 65. De momento, ya desde que arrancara la tramitación del proyecto se han incorporado los primeros, si bien a partir de ahora será cuando tengan que seleccionar al grueso, cuyo perfil va desde ingenieros industriales a estudiantes de Formación Profesional. «Queremos arrancar en el verano de 2018 con los 65 trabajadores ya incorporados. No nos preocupa el perfil en cuanto a la experiencia, pues son máquinas específicas que nosotros debemos enseñar a utilizar, por lo tanto, formamos aquí a los maquinistas», especifica el propietario, Óscar Oviedo.

Contará así con una industria 4.0 de transformación de chapa, instalará almacenes robotizados inteligentes, nuevos tipos de láser y más plegadores. Además, dispondrá de una máquina de tubo que será única en el sector en Castilla y León, según señalan. La meta, según incide el propietario y gerente de la empresa, es duplicar en 2020 la capacidad productiva, de tal forma que el corte y transformación de acero llegue a las 12.000 toneladas anuales, todo un reto para una empresa que comenzó su andadura hace once años y que durante la etapa más dura de la crisis ha experimentado un crecimiento. «Nosotros hemos crecido debido a la inversión en nueva tecnología. Fue nuestra apuesta durante la crisis y hemos conseguido un mayor número de clientes que nos han dado mayor volumen de crecimiento», añaden.

La idea es terminar las obras en el mes de diciembre para abrir sus puertas en la primavera de 2018. De momento mantendrán también las instalaciones en el Polígono de La Mora a la espera de si surge la necesidad de seguir ampliando.

Cortes Metalúrgicos Oviedo será así al menos la tercera empresa nueva que en los últimos meses ha decidido implantarse en el Polígono de San Cristóbal, después de la planta de aperitivos RW García y una industria de venta de cámaras frigoríficas que, según explica el director de la asociación que representa al tejido empresarial del polígono, Antonio Rodríguez, cuenta con una plantilla de entre siete y ocho empleados. «Todo suma y la verdad es que lo importante es que se abran empresas, no que se cierren», comenta el presidente de la Asociación Polígono de San Cristóbal, quien puntualiza que es la primera vez en al menos cuatro años que esta zona industrial experimenta un repunte de este tipo. «Va lentamente, pero va, que es lo que nos interesa».

El optimismo regresa así a una de las principales áreas empresariales de la ciudad tras la eliminación de 1.400 empleos en el último año a través de cierres tan significativos en el sector agroalimentario como Lauki, Sada o Dulciora. De hecho, si se cumplen las previsiones de crecimiento de RW Garcíael número de empleados que podrían trabajar en esta fábrica en un futuro podría llegar a ser de 150.

El impulso a la actividad económica es así notable en los últimos meses con además un mayor número de potenciales clientes en los negocios, según precisa el presidente de la asociación del Polígono de San Cristóbal, quien muestra su esperanza de que la senda abierta por estas plantas prosiga en el futuro inmediato. A ellas, además, se suma la adquisición de Dulciora por parte de Damel y de Quesos Canal por parte de los antiguos propietarios.