El alcalde de Rioseco, en el centro de la imagen, con concejales, responsables de BMS y de Reydel, tras la presentación del proyecto.
El alcalde de Rioseco, en el centro de la imagen, con concejales, responsables de BMS y de Reydel, tras la presentación del proyecto. / M.G.M.

Una empresa catalana aterriza en Rioseco y empezará a producir con 20 trabajadores

  • La sociedad BMS, que opera dentro del sector automovilístico, prevé alcanzar los 60 empleados

Medina de Rioseco está de enhorabuena. La empresa catalana BMS (Blow Molding System) ha decido instalarse en Medina de Rioseco con el objetivo de comenzar a producir en octubre de este año con la creación de 19 puestos de trabajo, que en 2019 serán 40, y en un futuro, dependiendo del negocio, podrían llegar a ser 60.

Blow Molding System es una empresa joven que forma parte de un sólido grupo industrial enfocado en la transformación de piezas técnicas de plástico para industrias con altos requisitos tales como automóviles o motocicletas. Recientemente, este grupo ha adquirido la unidad de producción de Sotecsa con el objetivo de iniciar un ambicioso proyecto de crecimiento en el campo del soplado técnico.

Iveco, Yamaha, John Deere, BMW, Ducati, Seat, MBK, Renault, Peugeot o Reydel son solo algunos de los clientes de la empresa catalana. Precisamente su llegada a Medina de Rioseco viene motivada por su posicionamiento logístico de cara al sector de la automoción, en concreto por la proximidad a la fábrica riosecana de Reydel, pero también a las de Renault, en Valladolid y Palencia, y a las de Citroën y Peugeot en Galicia.

La noticia fue dada a conocer ayer en el Ayuntamiento riosecano por el director general de la empresa, Eduard Torras; el ingeniero Josep Mairal, y el director general del proyecto en Rioseco Ángel Barrero, en un acto en el que estuvo presente el alcalde riosecano, Artemio Domínguez, quien expresó que «este proyecto tiene que ser un revulsivo para Rioseco y su comarca, pues no hay que olvidar que Rioseco es grande con su comarca, y nuestra comarca es grande con Rioseco». El regidor dio las gracias a Ramón Carretón, de la empresa Reydel; a Gregorio Rey, responsable del polígono en el que se construirá la nave; y a la Junta de Castilla y León en la persona del director general de Industria y Competitividad, Carlos Martín Tobalina, asegurando que «todos nos hemos unidos para conseguir algo importante». Domínguez quiso también manifestar el apoyo unánime de todos los grupos políticos de la corporación municipal para que la llegada de esta empresa a Rioseco fuera una realidad. Además, aprovechó la ocasión para reivindicar la A-62, volviendo a recordar que «es un error histórico de León y Valladolid no estén unidos por una autovía».

En Rioseco, BMS se centrará en la fabricación para la automatización de conductos de aire, pudiendo en un futuro producir sistemas de lavado de parabrisas, depósitos de refrigeración y de fluidos hidráulicos y asientos. Una producción que generará 19 puestos de trabajo al inicio del proyecto, para llegar en 2019 a los 40 trabajadores, contando con el trabajo que BMS ya tiene contratado que, de ir creciendo, conllevaría otros 20 puestos más de trabajo. Torras aseguró que la idea es que «el empleo sea local», aunque indicó la especialización que supone la tecnología del soplado, lo que conllevará la necesidad de una formación técnica en Barcelona, que luego proseguirá en Rioseco.

2.500 metros cuadrados

La empresa se instalará en el polígono industrial Carretera de Villalpando 2, de iniciativa privada, donde ya se ha comenzado a construir la nave de 2.500 metros cuadrados, sobre un solar de 5.000 metros cuadrados que albergará las zonas de producción con las secciones de soplado e inyección, carga y descarga, taller de mantenimiento, almacenes y oficinas. La empresa pretende que las obras estén finalizadas a finales del mes de agosto y que en septiembre se instale maquinaria con el fin de que se hagan pruebas y de que los clientes lleven a cabo la homologación de las piezas, para que en octubre se lleve a cabo la producción, en palabras de Josep Mairal, quien manifestó que «la colaboración del Ayuntamiento y Reydel han sido decisivos para elegir a Medina de Rioseco como la mejor ubicación desde el punto de vista logístico y de búsqueda de personal». Mairal aseguró que «nuestro futuro es crecer y ampliar, con más trabajadores y más productos».

La iniciativa tendrá en 2017 una inversión de 1.7 millones, 480.000 euros en 2018 y 430.000 en 2019. Respecto a las perspectivas de negocio, BMS obtendrá en ventas más de un millón de euros en 2017, llegando en 2019 a los 3,5 millones.