Los 125 policías de barrio recibirán los 400 euros que no les pagaban en vacaciones

Un agente vigila un paso de peatones.
Un agente vigila un paso de peatones. / R. OTAZO
  • Una sentencia reconoce el derecho a cobrar el complemento por su jornada de ocho horas en turno partido y urge al Ayuntamiento a reorganizar la relación de puestos de trabajo y el régimen retributivo del cuerpo municipal

Una sentencia del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 4 de Valladolid reconoce el derecho de un agente de la Policía de Barrio del cuerpo municipal a cobrar un complemento de productividad, que no se le ha abonado en los meses de vacaciones y que se estableció en 1999 por realizar ocho horas en jornada partida. Los efectivos de este servicio –125 en total (el 28% de una plantilla de 447 agentes– cobran en cada nómina, en números redondos, 400 euros por este concepto, pero solo en once mensualidades.

Ahora, la sentencia, dictada tras la presentación de un recurso por parte de un afiliado del Sindicato Profesional de Policías Municipales de España (SPPME), le recuerda al Ayuntamiento de Valladolid que un complemento de productividad se establece en el caso de una situación «de especial rendimiento o dedicación» y este no es tal, ya que se trata de un concepto fijo del puesto de trabajo y, por lo tanto, no puede ser excluido el mes de vacaciones ni restarse tampoco su abono de los cuatro días de baja a la que estos funcionarios tienen derecho sin necesidad de presentar el correspondiente parte de incapacidad.

La resolución judicial, que no va a ser recurrida por la Administración Local tras determinarlo así la Asesoría Jurídica, obliga al Consistorio a abonar estos 400 euros con carácter retroactivo durante cuatro años al agente. En total, unos 1.600 euros.

«Idénticas circunstancias»

La Concejalía de Hacienda, que ayer se reunió con los responsables del área de Seguridad y Movilidad para abordar esta situación, da por hecho que los otros 124 efectivos reclamarán estas cantidades. El edil Antonio Gato acotó que solo se atenderán en los casos en los que concurran circunstancias idénticas a las del agente objeto del fallo: que haga ocho horas en jornada partida. También puede ocurrir que alguno de los efectivos del servicio de barrio se haya incorporado antes de esos cuatro años con lo que el importe de los atrasos podría reducirse. No obstante, Hacienda ya estima que esta sentencia le puede costar cerca de 200.000 euros a las arcas municipales.

El fallo obliga, además, a reorganizar con la máxima urgencia la relación de puestos de trabajo de este cuerpo municipal y su régimen retributivo, porque ahora la Policía Municipal cuenta con seis complementos de productividad diferentes y algunos de ellos no responderían a este concepto. También hay que analizar la jornada, ya que el complemento objeto del recurso se implantó cuando los funcionarios hacían 35 horas semanales (los agentes de barrio trabajaban 40) y ahora es de 37 horas y media, algo a tener en cuenta de cara a reajustar las nóminas, porque estos efectivos realizan media hora diaria más.

Fuentes de SPPME avanzaron que presentarán nuevos recursos, porque las ocho horas diarias, aunque no sea en jornada partida, las han hecho y hacen «más del 85% de la plantilla». Así, estiman que el Ayuntamiento podría tener que devolver cerca de 1,5 millones en total.