Corredores que encendieron de color la ciudad

fotogalería

Un momento de la carrera nocturna. / ALBERTO MINGUEZA

  • Más de 2.800 personas participan en una marcha nocturna por el centro, para recaudar fondos para tres ONG

Alrededor de 3.000 personas (2.800 fueron las inscripciones, según la organización) se lanzaron anoche a las calles del centro de la capital para no solo hacer ejercicio, sino para contemplar edificios iluminados y ocupar espacios que habitualmente son patrimonio de turismos y autobuses. La marcha Ríos de Luz no recibió anoche, quizás, toda la respuesta que se esperaba, pero sí se consolida, a petición de cuatro clubes de atletismo locales, como un marco para el ocio y el deporte nocturno. Se corría en una única categoría, ya fueran mujeres, varones o menores con catorce años cumplidos.

  • VI Carrera Popular Nocturna Ríos de Luz (1)

  • VI Carrera Popular Nocturna Ríos de Luz (2)

  • VI Carrera Popular Nocturna Ríos de Luz (3)

La carrera no competitiva, organizada por Ayuntamiento de Valladolid y la Fundación Municipal de Deportes, comenzó a las ocho de la tarde en la Plaza del Milenio y transcurrió por paseo Isabel La Católica, San Agustín, Palacio Real, iglesia de La Antigua, Catedral, Teatro Calderón, o Palacio Pimentel.

El coste de la inscripción (4 euros) será destinado a tres asociaciones no gubernamentales: Entreculturas, Red Íncola y Unicef. La organización, que entregó una bolsa a los registrados, habilitó además un ‘dorsal cero’ para que todos aquellos que quisieran colaborar con los fines de la marcha también aportasen el donativo de cuatro euros.

Minutos antes de la salida, que fue dada por el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, y el concejal de Deportes, Alberto Bustos, algunos de los participantes destacaban los riesgos de correr por el asfalto. El hecho de que esta edición se haya celebrado a mediados de marzo era valorado por grupos de corredores como algo positivo, ya que se reducían los tiempos de los calentamientos previos. La última marcha de Ríos de Luz fue en noviembre del 2015, y entonces hasta la visibilidad monumental era reducida.

Concebida en su día para recorrer la capital en periodo otoñal, la de ayer fue la sexta edición que tuvo que cambiar de mes después de que los comerciantes pidieran al Ayuntamiento que trasladase la marcha más allá del periodo de compras navideño, puesto que conllevaba inconvenientes para las ventas por los cortes de calles de tres horas.