fotogalería

Padres y alumnos durante la protesta.

Nueva protesta de las familias contra la construcción de una gasolinera en Zaratán

  • «Todos sabemos el valor que tienen las palabras de los políticos», explican los convocantes de la protesta

Los padres del colegio Violeta Monreal de Zaratán volvieron a concentrarse ayer a la hora de salida de clase de sus hijos convocados por el AMPA, en torno a las 14:00 horas, para protestar por el proyecto de instalación de una gasolinera en una parcela próxima al centro escolar, a menos de cien metros de distancia. Se reunieron algo menos de 200 personas entre padres, niños y algún político del municipio. Portaban una pancarta en la que se leía ‘No a la gasolinera’, adornada con siluetas de las manos en diferentes colores de los niños del colegio.

Durante una hora recorrieron la rotonda de entrada a Zaratán desde Valladolid, cortando el tráfico y compartiendo una chocolatada. Hubo hasta quien sacó bocadillos e incluso tarteras para aprovechar la hora y la magnífica temperatura que hacía a esas horas en Zaratán y comer plácidamente. Varios miembros de la agrupación de voluntarios de Protección Civil de Zaratán velaron por la seguridad y control de tráfico junto con miembros de Guardia Civil.

Lo cierto es que las licencias medioambiental y urbanística de instalación de la gasolinera se encuentran paralizadas en trámites de ser definitiva la anulación. No obstante, los padres persisten en sus protestas y reivindicaciones, «porque todos sabemos el valor que tienen hoy en día las palabras de un político, y mientras no está anulado totalmente el proyecto y las licencias seguiremos protestando hasta conseguirlo», indicó Israel Vaca, portavoz de los padres de Zaratán.

Esta misma semana se celebró en Zaratán un pleno extraordinario en el que se votó una moción de censura contra la actual alcaldesa del municipio, Susana Suárez, del Partido Popular.

Ataques

El argumento de mayor peso de la moción era el de la gasolinera. La moción no fructificó, y ya en esa sesión plenaria, Suárez indicó que el proyecto estaba en vías de anularse, «no sé cómo no se les cae la cara de vergüenza al querer hacer uso de los niños y de sus padres –en referencia a la portavoz de la oposición, Alejandra Fernández– preocupados para ponerles en contra nuestra. Es cinismo puro, cuando saben que por parte de este equipo de gobierno estamos en trámites de que se anule la licencia. Es triste que se utilice a los niños por parte de los políticos cuando no existen otros argumentos».

Reinerio Braña, concejal no adscrito que impidió con su voto en contra que prosperara la moción de censura y que ha pasado a formar parte del equipo de gobierno del ayuntamiento de Zaratán, aclaró en ese mismo pleno que «no quiero que se haga la gasolinera. Estoy en contra y apoyaré que se anulen las licencias». Incluso portaba en la solapa de su chaqueta una chapa metálica en la que se podía leer el lema ‘Stop gasolinera en Zaratán’.

Los manifestantes leyeron un manifiesto, titulado ayer ‘Porque nosotros también sabemos tomarnos las cosas con calma’, en el que reclamaron «entendimiento, alzar nuestra voz por un Zaratán limpio y saludable».

Se escucharon expresiones como «manipular, mediocridad, hipocresía y escasez de valores». Los padres lamentaron que «se utilice a nuestros hijos como moneda de cambio en los plenos», cerrando la lectura del manifiesto con un mensaje directo: «si de verdad tienen intención de anular la licencia, pónganse a trabajar, póngase a ello de una vez, dejen de tomárselo con tanta calma, porque nosotros ya estamos empezando a perder la paciencia».