Apuñala a su compañero de piso harto de sus ronquidos

  • El autor, un joven hondureño, tenía una orden de expulsión de territorio nacional

La primera llamada de aviso a la sala conjunta de la policía alertaba de un intento de suicidio, pero al poco tiempo hubo una segunda aclarando que no, que lo que había era una persona herida por arma blanca.

Esto ocurrió en torno a las 2:30 de la pasada madrugada, en un centro de integración situado en el Camino Viejo de Renedo de Valladolid. Hasta allí se desplazaron los efectivos y localizaron al agresor en una habitación, quien declaró a los agentes que había clavado el cuchillo a un compañero porque estaba hasta la «p... de sus ronquidos», que se le había «ído la pinza» y que «quería matarlo». En ese momento no sabe donde se encuentra el arma con el que atacó a la víctima.

La policía comprueba que el autor de este ataque, un joven hondureño de 22 años, solo tiene pasaporte y que carece de permiso de residencia y de trabajo.

En otra habitación está la víctima, un varón de 57 años, con iniciales M. A. y de nacionalidad italiana, que se encuentra sentado en una silla sangrando abudantemenete y presionando con una manta la herida que tiene en el costado izquierdo, aunque también se aprecianotras lesiones en el brazo y en una mano. El cuchillo aparece tirado en medio de la habitación y se comprueba la existencia de un reguero de sangre hasta la cama. Narra que no ha tenido ninguna bronca, ni pelea ni discusión con el agresor y que mientras dormía y a oscuras fue agredido.

Otros compañeros de vivienda, hasta cuatro identificados en el informe policial, acudieron al cuarto de la víctima donde vieron al autor de la agresión de pie, al lado de la cama, y portando un cuchillo de grandes dimensiones, de 23 centímetros de largo.

M. A. fue trasladado en ambulancia al hospital Clínico Universitario, y el joven hondureño a un centro de salud por alguna herida en la mano, y después a dependencias policiales. Allí se comprobó que tenía una orden de expulsión de territorio nacional por infracción a la ley de extranjería.