Un corazón de botellas de agua late en la fachada del colegio Marista Centro Cultural

Instalación con botellas y tapones en la fachada del colegio Marista Centro Cultural Vallisoletano.
Instalación con botellas y tapones en la fachada del colegio Marista Centro Cultural Vallisoletano.
  • Los alumnos han contribuido en la instalación con mensajes dirigidos a sus compañeros

Hay un gran corazón azul, elaborado con botellas vacías de agua, que luce en la fachada del colegio Marista Centro Cultural Vallisoletano, en la plaza del Ejército. Una iniciativa con la que el centro quiere celebrar los doscientos años de la creación de la institución marista y que sigue la estela de intervenciones de años anteriores.

Porque este colegio se ha especializado en tunear su fachada. Lo ha hecho en varias ocasiones durante los últimos años: han envuelto el edificio con papel de regalo (bajo el lema 'somos un regalo para tus hijos', han pegado en las ventanas vinilos con las figuras de los profesores, han diseñado un corazón con viejos cedés... y este año, ese mismo corazón se ha elaborado con botellas vacías de agua.

El centro ha animado a sus alumnos (cerca de 900) a acudir a clase con una o dos botellas, con tapón incluido, que luego se han utilizado para construir este mosaico. Además, dentro de cada una de estas botellas, los estudiantes han incluido bien un dibujo o un mensaje para el futuro alumno que vaya a estudiar a este colegio.

"En este cole no solo aprendemos, además nos lo pasamos bien", han escrito estudiantes de cuarto de Primaria. "Aquí no solo te dan clases, sino que también se preocupan de ti", dice un alumno de Secundaria.

Para la composición definitiva (que puede verse durante estos días) se han empleado 450 botellas, que forman la M de Maristas (y su diseño de corazón), además de 1.300 tapones, utilizados para dibujar tres violetas y el lema '200 y más'. Además, este mural es una invitación a las familias que participan en la jornada de puertas abiertas (este jueves 17 la primera, la próxima el miércoles 22, a las 16:30 horas).

El Centro Cultural Vallisoletano abrió sus puertas en el año 1961 para responder a las necesidades educativa que presentaba el sur de la ciudad, cada vez con más vecinos por la ampliación de Cuatro de Marzo y la Farola. Cinco cursos después, los hermanos maristas asumieron la gestión del centro, hasta ese momento llevado por la diócesis.

Una vez retirado el mural, todas las botellas y tapones serán reciclados.