Los lectores comparten con El Norte de Castilla sus dedicatorias y fotos de amor en San Valentín

fotogalería

La vallisoletana Sara y el italiano Brando han compartido con nosotros su bella historia de amor. / EL NORTE

  • Fotos, vídeos, poesías… lo que sea necesario para decirle a esa persona especial que la quieres

Si sientes calores repentinos, si caminas por la calle con una sonrisa bobalicona; si cuando ves a esa persona especial tu estómago quiere escaparse por la boca; si miras mil veces el WhatsApp por si contesta; o no puedes evitar canturrear esa canción que sonaba la última vez que estuvisteis juntos… Está claro, no hace falta que acudas al médico. Lo que te pasa es que estás enamorad@ . No te agobies, es un mal muy extendido en este mundo. Como tú, muchos antes han sentido tus mismos síntomas, ese palpitar en el pecho, las manos sudorosas, la angustia de no ser correspondido…

Más información

Pero si amas y te aman, disfrútalo, agradécelo y dile a tu pareja que la quieres. Eso es lo que han hecho los lectores de El Norte de Castilla. Nos han enviado fotos, dedicatorias, poemas, vídeos… Incluso hay quien, como Cris, nos mandó el momento en el que su novio David se le declaró: «El pasado 29 de enero, mi pareja me pidió matrimonio en el karaoke Miravall de La Flecha. Me cantó una canción y luego me lo pidió. Lo hizo muy bonito y a mí, me encantó. Tuvo mucho valor a cantar la canción con lo nervioso que estaba. Les paso el enlace al vídeo que está en youtube por si quieren ponerlo ese día en su web».

Otros, como Jesús San José, nos enviaron un poema. O Rocío Redondo, que escribió los siguientes versos a su amado:

«A mi amor Asterio Sorribes Andrés:

Contigo los días son sencillos quehaceres

Cuando está amaneciendo

la sangre

se templa en la desembocadura de tu mano,

brilla tu última palabra como un sol de membrillo

y parece que mi larga enfermedad ya no quiebra mis alas.

No hace falta curar las cicatrices

que sobreviven al tiempo

y a todos los placebos que me suministré

cuando aún no me eras conocido.

Eres la última gota de una lluvia de estrellas

la certeza del respeto

el latido lento que acompaña

a la serenidad de un silencio y dos miradas.

Contigo la muerte no prospera

ya no sangro por costumbre

de esa herida quieta

que suicidaba la luz

cada vez que la infancia apresaba mi cintura.

Ya no hay dudas ni espejos

me basta la eternidad que me dibujas,

donde los dos somos

la canción por cantar

la quietud al final de la tarde

la enredadera de amor que trepa

por el último sueño

en que siento que la única causa de mi vida

eres tú.»

Poema enviado por Jesús San José para su amada Cristina.

Poema enviado por Jesús San José para su amada Cristina.

Sandruskii Rodríguez optó por recordar una década de amor:«Hace 10 años que me convertiste en la mujer mas feliz del mundo. Y este año viene nuestro mejor regalo. TE AMO JORLAN #papismolones».

Sara, por su parte, quiso compartir su historia de amor con nosotros y nos la relató así a través del correo electrónico:

«Todo empezó en mayo del 2012. Te conocí en un curso de verano en Roma organizado por la Universidad de Valladolid. Enseguida me enamore de ti, de tu ciudad y de tu conquistador acento italiano, nuestro amor inicio a distancia y nuestros sentimientos eran una montaña rusa expresados en inglés, porque ni yo sabía italiano ni tu español. Después de un año de relación a distancia Valladolid-Roma, y de un año lleno de vuelos , abrazos y despedidas, decidí dejarlo todo para empezar esta aventura de vivir en Roma, y Roma al contrario se escribe Amor, y ahí estaba cupido metido en medio de estas cuatro letras. Como no te gustaba el frío de Valladolid, sus heladas, y sus nieblas que te recuerdan a Milán, fui yo quien vino hacia ti, así fue como nuestro amor ha recorrido 2.500 kilómetros con destino Roma. Y ahora estamos aquí, cinco años después más unidos que nunca en la ciudad más antigua del mundo sonriendo cada mañana y felices de haber conseguido luchar contra viento y marea. Tú y Roma me habéis dado tanto, una nueva cultura, un nuevo idioma, y un amor verdadero. Grazie, ti amo tanto amore mio. Sara González y Brando Tornatore.».

Pero el amor, el amor verdadero, no solo atañe a la pareja. Así de claro nos lo ha dejado otra lectora, Pilar García, que bajo el título ‘Amor verdadero’ dedica estas líneas a su padre:

«El recuerdo que tengo de mi padre es el de un hombre muy atareado. De profesión labrador, el trabajo en el campo es de sol a sol, pero a él le esperaba algo más, el ordeño y la manutención de los animales. Sin embargo sacó tiempo para enseñarme a leer. A la escuela se llegaba con seis años y era conveniente ir con la cartilla aprendida. También me enseñó a andar en bici. Un año me dijo:'si apruebas todas las asignaturas te enseño a andar en bici'. No me dijo 'te compro una bici' porque en aquellos tiempos no había dinero para eso. Y me enseñó a andar en una bici de hombre, yo tenía que meter mi cuerpecito por debajo de la barra. Hoy se lo agradezco infinitamente porque andar en bici es uno de los mayores placeres que he experimentado en mi vida.

De él aprendí a ser curiosa, a tener un amplio abanico de intereses, a tener una buena educación… en fin todo lo que soy. Ahora él está llegando a una edad en la que el final del camino está cerca y está despertando en mí una ternura infinita. Hombre agradecido escucha con interés las noticias que ocurren en el mundo, él casi no ve ni oye, por eso yo se las cuento muy cerquita y en voz alta. Estoy haciendo una adaptación de cuentos y mitos para contárselas en mi próxima visita. Sé que me lo agradecerá.

No sé si podré devolverle la mil millonésima parte de lo que él me dio.»

Otro lector, Roberto, aprovechó nuestro número de WhatsApp para enviarnos un currado vídeo dedicado a su amor Faby, que compartió protagonismo con el perro de la familia.