El presidente de Adif abandona el Ayuntamiento de Valladolid.
El presidente de Adif abandona el Ayuntamiento de Valladolid. / A. M.

Adif renuncia al soterramiento del tren en Valladolid

  • Infraestructuras Ferroviarias ofrece un plan de viabilidad sin Plan Rogers

Adif plantea al Ayuntamiento de Valladolid la posibilidad de una liquidación ordenada de la Sociedad Alta Velocidad, cuya junta está prevista para el 16 de febrero, o un plan de viabilidad que excluye el Plan Rogers e incorpora un soterramiento parcial de las vías o intervenciones en superficie.

Adif, cuyo presidente, Juan Bravo, visita esta mañana al alcalde de la ciudad y mantendrá un encuentro con los medios en la Delegación del Gobierno, plantea alternativas al concurso de acreedores con la liquidación ordenada sin Plan Rogers porque parece inviable y el soterreamiento parcial, también. La liquidación ordenada anticiparían el 100% del préstamo contraído por la sociedad con los bancos y la Junta debería pagar 35 millones de euros y el Ayuntamiento, 96 millones, que podrían ser 42 si consideran el túnel ferroviario en su mayor parte de su propiedad.

El plan de viabilidad plantea modificar el PGOU y cancelar la deuda al Ayuntamiento, que debería hacer aportaciones para las actuaciones necesarias y los ingresos por la venta de suelo de 2020 a 2015 los recibiría Adif en compensación por los anticipos de los 400 millones de euros.

Dentro del plan de viabilidad hay dos opciones: una que pasa por un soterramiento parcial y la otra, una integración del tren en superficie, con nuevos túneles, modificación de los existentes como el de Labradores, supresión de muros y construcción de taludes.

El primer escenario de soterramiento parcial lo tendría que asumir la ciudad y supondría una inversión de 235 millones de euros hasta el año 2023. Esta operación cuesta 522 millones de euros a mayores de lo invertido.

La integracion de las vías en superficie sería una inversión de 350 millones de euros, de los cuales el Ayuntamiento tendría que hacer frente a 64.