Acto de bienvenida de los estudiantes foráneos celebrado ayer.
Acto de bienvenida de los estudiantes foráneos celebrado ayer. / C. B.

La UVA anima a sus alumnos a salir al extranjero para realizar las prácticas

  • La experiencia internacional tiene una gran repercusión en las opciones de hallar empleo, según la Comisión Europea

El perfil está muy definido.Son estudiantes que ya han vivido un curso como Erasmus y que una vez allí han encontrado la posibilidad de hacer prácticas en una empresa del país de destino. La Universidad de Valladolid ha visto crecer este número en los últimos años, con unos doscientos alumnos inscritos, pero quiere más. Por varios motivos, aunque el principal es que influye decisivamente en la empleabilidad de los estudiantes.

La propia UVA ofrece una serie de plazas cerradas, es decir, con un destino ya prefijado, aunque lo normal es que sean los estudiantes los que acudan con la posibilidad de cursar esas prácticas en alguna empresa con la que ya han tenido contacto previo. Actualmente tiene en cartera veinte plazas disponibles para lugares como la República Checa,Alemania, Reino Unido o Francia.

La convocatoria está abierta en todas las modalidades de prácticas en el extranjero y se pueden solicitar las plazas –clasificadas por centro– hasta el 4 de mayo. La duración oscila entre los dos meses, como mínimo, y los doce meses. En el caso de que las prácticas se realicen en países fuera del espacio europeo se reduce su duración máxima a seis meses.

Prácticas abiertas

Aunque la Universidad de Valladolid mantiene convenios de colaboración con muchas universidades, instituciones y empresas de otros países, lo más habitual es que sean los estudiantes los que contacten con la firma en la que quieren cursar esas prácticas. Son lo que se conoce como prácticas abiertas. Impulsar este tipo de iniciativas es una forma de mejorar las estadísticas de estudiantes que se atreven a participar en estos programas.

Toda la documentación se puede tramitar a través de la página web del Servicio de Relaciones Internacionales de la UVA (www.relint.uva.es).La propia Universidad de Valladolid explica qué papeles son precisos para cursar la solicitud:«el visto bueno del coordinador de Relaciones Internacionales del centro donde se estudia, una carta de aceptación de la empresa de acogida y su posterior presentación en el Registro General de la Universidad de Valladolid». Y si se trata de estudiantes de grado se ha de tener en cuenta, además, que debe haberse superado el 50% de los créditos de la carrera.

La Universidad de Valladolid informa de que «los estudiantes reciben una ayuda mensual que tiene como finalidad contribuir a sufragar los gastos adicionales, como gastos de viaje y manutención, que deriven de la estancia en el extranjero», mientras que la propia UVAfinancia el seguro médico de viaje, accidentes y responsabilidad civil.

La Comisión Europea ha realizado un estudio sobre la incidencia de las prácticas y los estudios en el extranjero a la hora de encontrar un empleo. Los resultados son contundentes. «Los titulados con experiencia internacional se desenvuelven mucho mejor en el mercado de trabajo, tienen la mitad de probabilidades de sufrir desempleo de larga duración», asegura la Comisión Europea en su nota sobre este informe. Y añade:«Cinco años después de su graduación, su tasa de desempleo es un 23 % inferior» a la de aquellos sin experiencia internacional.

En las mismas conclusiones del estudio, basado en 80.000 entrevistas, se señala que el 64% de los empresarios considera la experiencia internacional como un factor clave a la hora de contratar. Curiosamente, ese porcentaje ha crecido de forma exponencial desde el 37% que consideraba lo mismo en un estudio similar en el año 2006.

Por si estos índices fueran poco relevantes, se concluye que uno de cada tres estudiantes que realizó prácticas en el extranjero recibió una oferta de trabajo por parte de su empresa de acogida cuando terminó el periodo de prácticas, además de que un 27% conoció a su pareja en su estancia fuera de su país.