fotogalería

El exministro José ManuelGarcía-Margallo, entre Felipe Martínez Sagarra (Club Santiago Alba) y Segundo Espeso (Círculo de Recreo). / R. G.

Margallo pide combinar firmeza y diálogo para abordar el reto de Cataluña

  • El exministro de Asuntos Exteriores presenta su libro ‘Europa y el porvenir’ en el Club de OpiniónSantiago Alba

El exministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, ha abogado por combinar la firmeza a la hora de defender los principios constitucionales en Cataluña, con el diálogo con la Generalitat y las señales de afecto hacia la cultura y la lengua catalanas.

En declaraciones realizadas a Europa Press, García-Margallo ha considerado extraordinariamente grave la rebelión en toda regla que plantea contra el Estado de Derecho una institución como el Gobierno catalán que debería representar a todos.

Fotos

  • García-Margallo, en el Club de Opinión Santiago Alba

«No es una petición de independencia hecha por un partido, lo cual es legítimo desde el punto de vista de la libertad de expresión, sino que la petición emana de una institución pública que debería representar a todos», ha lamentado el político 'popular', quien ha recordado el rechazo de las autoridades de la Generalitat a aplicar y obedecer las leyes.

El exministro, que presentó ayer su libro 'Europa y el porvenir' en el Club de Opinión Santiago Alba de Valladolid, se ha referido así a la concentración de este lunes en Barcelona para apoyar al expresident Artur Mas, procesado por la consulta soberanista del 9N.

Para García-Margallo, la forma de proceder ante esta situación ha de ser la firmeza en el Estado de Derecho y la defensa de los principios básicos que consagra la Constitución, tales como la indivisibilidad del Estado, la igualdad de todos los españoles o la solidaridad entre los territorios", pero ha recomendado diálogo en todo que lo quede fuera de esto, como pueda ser las infraestructuras o la financiación autonómica, origen en buena parte de las reivindicaciones independentistas, a su juicio.

Por último, el exministro apostó por mostrar señales de afecto hacia la cultura y la lengua catalanas, dado que también son españolas.