Un centenar de municipios de menos de 500 habitantes contará con normas urbanísticas

  • Diputación y Junta firman un convenio que beneficiará a 11.195 vecinos de la provincia

Cerca de un centenar de localidades de la provincia de Valladolid que carecía hasta ahora de normas urbanísticas propias podrá contar próximamente con un instrumento de planeamiento, merced al convenio suscrito entre la Diputación y la Consejería de Fomento y Medio Ambiente que beneficiará a un total de 11.195 habitantes, el 2,14 por ciento de la población provincial.

El convenio, rubricado en el Palacio de Pimentel, sede de la Diputación de Valladolid, entre su máximo responsable, Jesús Julio Carnero, y el consejero del ramo, Juan Carlos Suárez-Quiñones, contempla un desembolso de 200.000 euros, al 50 por ciento, para elaborar las Normas Urbanísticas Territoriales con ámbito provincial de Valladolid (NUT), que se aplicarán en los citados municipios.

El consejero, en declaraciones recogidas por Europa Press, ha subrayado la importancia del acuerdo por cuanto gracias a él se facilitará la relación entre la población de estas localidades con el territorio de forma sostenible, haciendo compatible las actividades productivas con los valores naturales, ambientales y culturales.

Se trata, en definitiva, de una apuesta de futuro, ha ensalzado Suárez-Quiñones, en referencia a la necesidad de poner remedio al problema con el que se encontraban muchas actividades económicas que tenían difícil encaje en el territorio por falta de planificación, al tiempo que ha recordado que con este tipo de iniciativas se da cumplimiento a su compromiso de legislatura de proveer de normas urbanísticas a municipios de menos de 500 habitantes, lo que en el conjunto de Castilla y León supone atender a 1.272 localidades con una población de 200.000 habitantes, el 8,43% de la Comunidad.

La nueva herramienta, ha apostillado, permitirá sustituir a las vigentes Normas Subsidiarias de Planeamiento Municipal, que datan de 1996 y que, a su juicio, «son de carácter muy general y era preciso actualizarlas por otras adaptadas a la nueva realidad económica y social del momento actual».

Sinónimo de modernidad

En la misma línea, Carnero ha incidido en que disponer de planeamiento urbanístico es sinónimo de modernidad, progreso y, sobre todo, de sostenibilidad, pues gracias a él se podrá saber qué se puede hacer y qué no se puede hacer, y, en sintonía con el consejero, ha defendido la necesidad de actualizar unas normas que cuentan con más de veinte años y que beneficiarán a cien municipios de Valladolid, sin coste alguno para ellos, que representan el 44% del total y el 29% de la superficie provincial.

El convenio firmado esta mañana, que se hará extensivo a todas las provincias en la medida en que las respectivas instituciones provinciales se muestren interesadas, establece que la licitación, adjudicación, contratación y recepción de los trabajos necesarios para la redacción de las normas urbanísticas serán responsabilidad de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, mientras que la Diputación de Valladolid prestará la coordinación y el apoyo técnico necesario a los municipios para redactar el planeamiento.

Está previsto crear una comisión mixta paritaria para la dirección y supervisión de las acciones contenidas en el convenio, cuya vigencia está prevista inicialmente hasta el 31 de diciembre de 2018, pudiéndose prorrogar hasta un máximo de cuatro años.

Ayudas para otros 17 ayuntamientos

Al margen de este convenio, desde la Diputación de Valladolid se va a poner en marcha un programa especial de subvenciones al planeamiento urbanístico para aquellos municipios que ya recibieron ayudas de la institución entre los años 2003 y 2009 pero que no llegaron a aprobar definitivamente sus instrumentos de planeamiento, por lo que les fueron canceladas las correspondientes subvenciones.

Para ello, se aprobará una convocatoria, dotada con 192.000 euros, y que irá destinada a aquellos ayuntamientos que aprovechen esta última oportunidad y aporten la aprobación definitiva del instrumento de planeamiento urbanístico general antes del 31 de diciembre de 2017.

En total, son 17 los municipios que se pueden beneficiar de esta línea de ayudas: Ataquines, Bocigas, Campaspero, Castrillo de Duero, Castromonte, Cogeces de Íscar, Curiel de Duero, Herrerín de Campos, Manzanillo, Mota del Marqués, Olmos de Peñafiel, Piñel de Abajo, Quintanilla de Arriba, San Martín de Valvení, San Román de Hornija, Villalba de los Alcores y Villalón de Campos.