El viento reta con más de una docena de salidas a bomberos de la capital y provincia

Bomberos interviniendo en Paseo Arco Ladrillo de la capital vallisoletana, en un edificio del Ministerio de Defensa.
Bomberos interviniendo en Paseo Arco Ladrillo de la capital vallisoletana, en un edificio del Ministerio de Defensa. / HENAR SASTRE
  • Vallas publicitarias dobladas, tejas y cornisas caídas y árboles derribados, fueron algunos de los efectos Simancas, Santovenia, Villanubla o Peñafiel

El temporal de viento y lluvia demostró en la jornada de ayer, sábado, su virulencia en la capital y provincia vallisoletana no dando tiempos muertos a los efectivos de bomberos y a las patrullas de policías locales, que tuvieron que vallar algunos accesos y calles para evitar daños a personas.

Los bomberos de la capital tuvieron que intervenir durante todo el día en la retirada de cascotes, canalones, tejas y otros objetos en más de media docena de edificios. Desde la plaza Salvador Dalí, en la Farola, donde se retiró una antena, hasta Gondomar 10, en la Rondilla, donde una autoescala subió para evitar que un canalón cayera del todo.

También acudieron para comprobar los daños de una valla publicitaria derribada por el viento en la calle Jiménez Alfaro, en Parquesol. No muy lejos de allí,en las inmediaciones del núcleo de La Flecha, en la calle Pontón, también se acudió para evitar que partes de la lona de PVC de otro rótulo publicitaro cayeran volando en la autovía A-62.

El poste, de más de 15 metros de altura y con una superficie de unos 100 metros cuadrados, se rasgo por el viento, por lo que un vehículo autoescala de los bomberos de la capital se tuvo que desplazar hasta el lunar para retirar parte de la tela. Sin abandonar Arroyo de la Encomienda, otra dotación acudió hasta el club Sotoverde donde la parte de la chapa de un tejado se desprendió.

Además, la tulipa de una farola tuvo que ser recogida por la mañana en la calle Monasterio de San Millán de la Cogolla, en Villa de Prado. Igualmente los bomberos se desplazaron hasta la Acera Recoletos, esquina con calle Gamazo, para evitar caída de partes de la cubierta, y al Paseo Hospital Militar por la caída de tejas.

En la provincia, también

Por su parte, los bomberos de la Diputación de Valladolid también acudieron en Medina del Campo o Peñafiel, para evitar el desprendimiento de cubiertas. En esta última localidad, una autoescala subió hasta el tejado de la torre del reloj. En Simancas se produjeron derribos de pinos en zona de senderistas. Similar hecho ocurrió con parte de la cubierta de una industria metálica (Metasol) en Villanubla.

Para la jornada del domingo, la Agencia Estatal de Metereología mantiene la alerta en 45 provincias españolas, entre las que se incluyen las de toda Castilla y León. La región se mantendrá en alerta amarilla por vientos de hasta 80 kilómetros por hora.