Braña, en el último pleno de Zaratán.
Braña, en el último pleno de Zaratán. / J. F.

El PP quiere seducir a Braña para mantener la Alcaldía de Zaratán

  • La dirección provincial apoya a Susana Suárez y no está dispuesta a ceder el mayor municipio de la provincia en el que gobiernan

La cuenta atrás comenzó ayer en Zaratán y en la dirección y secretaría provincial del Partido Popular de Valladolid para evitar la pérdida del mayor municipio de la provincia con alcaldía de su formación tras los comicios de junio de 2015. Los cuatro partidos de la oposición en Zaratán presentaron una moción de censura para alejar de la alcaldía a Susana Suárez. La número dos de las listas del PSOE, Alejandra Fernández, sería su sustituta en caso de prosperar la moción presentada por los siete concejales (tres del PSOE, dos de AIZ, uno de IU y uno no adscrito), frente a los seis con que cuenta el PP.

Hay de plazo hasta el mediodía del próximo día 14 de febrero, cuando se ha convocado el pleno extraordinario. Alejandra Fernández se mostraba ayer confiada, «sigue todo igual. No hay cambios. Seguimos estando todos de acuerdo», indicaba a última hora de la mañana a este medio, antes de comenzar una importante reunión que la mantuvo ocupada prácticamente toda la tarde.

Esa calma chicha que parecen vivir los siete concejales opositores en Zaratán no es tal. Hay nerviosismo y mucho que tratar y negociar aún. Susana Suárez, más tranquila ayer que el día anterior, cuando parecía no entender lo sucedido «porque no es justo ni hay derecho», indicaba el martes, esperaba a mantener una importante reunión con los cargos directivos de su partido. Ramiro Ruiz Medrano y Jesús Julio Carnero no están dispuestos a perder la alcaldía de Zaratán tan fácilmente. Los números les avalan. El Partido Popular obtuvo casi el doble de votos las pasadas elecciones (1.229) que la segunda fuerza, PSOE y casi triplicó a la tercera fuerza AIZ (Agrupación Independiente de Zaratán), escisión del PP y que obtuvo dos concejales.

Dos serán los frentes que abordarán buscando el acuerdo y la estabilidad de gobierno en Zaratán, pactar con los dos concejales de AIZ, o con el concejal no adscrito Reinerio Braña, que concurrió bajo las siglas de Ciudadanos pero que nada más celebrarse los comicios pasó a ser concejal no adscrito por decisión de la formación naranja.

Ruiz Medrano y Carnero apoyan privada y públicamente a Susana Suárez para que siga siendo la alcaldesa. Un día antes de presentarse la moción existía un acuerdo con un concejal de Zaratán para continuar el mandato con estabilidad. Algo sucedió para que ese acuerdo se rompiera y se presentara la moción que, por el momento, se mantiene. En ese acuerdo, el PP cedería una concejalía y una de las dedicaciones que el pleno había autorizado, con cuantías inferiores de las habituales en Zaratán años atrás.

Primer acercamiento

A nadie escapa que el acuerdo más factible se podría alcanzar con Reinerio Braña. Ese será el primer acercamiento que se produzca entre el PP provincial y un concejal en Zaratán. Braña no debe obediencia a ningún partido, formación o estamento superior y con un solo concejal más, la mayoría absoluta y estable existiría. Braña no tiene que dar explicaciones a nadie, excepción de sus vecinos y votantes.

La otra opción parece menos probable, aunque no se descarta, menos en política y, mucho menos aún, en un municipio como Zaratán, inquieto, en cuanto a política municipal se refiere, donde los haya. Llegar a un acuerdo con los dos concejales de AIZ pasaría por ser la otra opción. No en vano, su portavoz, José Vidal, optaba a ser candidato en las pasadas elecciones municipales, aunque finalmente no sucedió así, de ahí la escisión. Las otras dos opciones, pactar con IU Toma la Palabra o el PSOE, parecen juegos de artificio y tan siquiera se contemplan. Que los siete concejales de cuatro formaciones tan dispares mantengan la unión que parecía existir en el pleno del pasado martes a media tarde tampoco parece una opción de futuro. La inestabilidad y discrepancias no tardarían en aparecer en concejales de opiniones tan dispares.

La elaboración de las listas del Partido Popular a las elecciones municipales no estuvo exenta de tiras y aflojas. Susana Suárez se hizo fuerte en su privilegiada posición de candidata, que venía de ser alcaldesa casi dos años tras prosperar la moción de censura que se produjo a mitad del mandato anterior. Había otra persona candidata al puesto muy bien situada en el partido que concurrió varios puestos más abajo y terminó obteniendo plaza de concejal por Zaratán. No todos los miembros de la lista electoral del PP obtuvieron el consenso y hubo más de una discusión al respecto. Al final el partido calmó los ánimos e impuso su criterio en algún aspecto, cediéndolo en otros.

Tampoco el día a día está siendo fácil para Susana Suárez en la alcaldía, en minoría, sin llegar a alcanzar acuerdo alguno con ninguna formación y con alguna que otra piedra en el camino, incluso desde su entorno más cercano. Esther Peláez y Roberto Migallón aparecen en todos los actos junto con la alcaldesa, como personas de confianza de Susana Suárez e importante punto de apoyo. Los próximos días y reuniones serán decisivos para que prospere o se termine celebrando el pleno que vote la moción de censura presentada.