Susana Suárez (PP), el día de su toma de posesión como alcaldesa.
Susana Suárez (PP), el día de su toma de posesión como alcaldesa. / J. F.

Zaratán se prepara para una moción de censura que daría la Alcaldía al PSOE

  • La actual regidora, Susana Suárez, del PP, confía en que se revoque la situación

Ser concejal en Zaratán es profesión inestable y de alto riesgo. Ayer se registró en su Ayuntamiento un escrito que fuerza la convocatoria de un pleno extraordinario que votará una moción de censura contra la actual alcaldesa, Susana Suárez, del Partido Popular. Todos los representantes de la oposición, siete, pertenecientes a cuatro formaciones diferentes, PSOE (tres concejales), AIZ (dos concejales), más uno de IU Toma la Palabra y un concejal no adscrito que fue elegido bajo las siglas de Ciudadanos, arrebatarán la alcaldía al PP salvo que las negociaciones a alto nivel entre partidos lo impidan de aquí al 14 de febrero.

Alejandra Fernández Madrazo, una profesora de infantil que en la actualidad no trabaja, casada y con dos hijos, de cinco y un año, podría coger el bastón de mando de Zaratán a sus cuarenta años. Iba en las listas electorales del PSOE como número dos. La moción se presentó en la mañana de ayer. En base al artículo 187 de la Ley Orgánica, hay diez días hábiles para convocar pleno extraordinario que vote la moción. Ese día será el 14 de febrero, a las 12:00 horas.

El texto de la moción habla de «ingobernabilidad, descontrol de la gestión por un gobierno en minoría incapaz de llegar a ningún acuerdo con la oposición, lo que ha llevado a Zaratán a estar paralizado desde hace meses». El motivo central de la discordia radica en que «se ha otorgado licencia ambiental y urbanística para la construcción de una gasolinera a escasos metros del colegio Violeta Monreal». Por último, entre los motivos alegados se especifican que la alcaldesa «ha dejado de lado sus responsabilidades, que existe desidia y descontrol en la gestión y que es necesario acabar con esta situación de forma inminente y salir del bloqueo en que lleva sumido Zaratán año y medio».

Se da la circunstancia que ayer había pleno ordinario y, de los puntos del orden del día, dos fueron «dejados sobre la mesa», la aprobación del presupuesto del año 2017, las bases de ejecución y la plantilla de personal, así como la ordenanza reguladora de la tasa de tratamiento y depuración de aguas residuales. Sí se debatió y aprobó por mayoría absoluta, con nueve votos a favor y tres en contra, la aprobación provisional del documento de las normas urbanísticas municipales de Zaratán.

Quienes pusieron en evidencia y en más de un aprieto a algún concejal con preguntas comprometidas e incoherencia en algunas respuestas fueron los propios vecinos presentes en el pleno, sobre todo cuando se preguntó sobre si los concejales del nuevo equipo de gobierno seguirían cobrando lo mismo, si solo lo harían tres, como sucedía hasta ahora, incluso con un mail que circulaba del día 29 de diciembre en el que ya se habrían repartido los cargos y concejalías, y que allí fueron anunciados por un vecino. Hay que recordar que la oposición forzó en noviembre pasado a que la alcaldesa pasara a cobrar apenas 700 euros por desempeñar su cargo.

Una vez finalizado el pleno, Susana Suárez compareció en rueda de prensa para transmitir en primer lugar «tranquilidad a los vecinos de Zaratán. Mientras yo sea la alcaldesa de Aaratán seguirá habiendo estabilidad y se seguirán anteponiendo los intereses de los vecinos a los intereses personales de cada uno. Las pasadas elecciones el partido popular obtuvo 1.229 votos (seis concejales), casi el doble que la segunda fuerza (que obtuvo tres) y casi triplicando a la tercera fuerza (que obtuvo dos concejales). Tras este resultado, quedó clara la voluntad de la mayoría de los vecinos de Zaratán y por ello, vamos a trabajar para defender lo que han querido los vecinos», indicó.

A continuación, explicó que «voy a reunirme estos días con el presidente y el secretario provincial del Partido Popular para analizar la situación, pedirles el apoyo que requiere el momento y que siempre han manifestado públicamente hacia mi persona y para que trabajemos para no perder el ayuntamiento de mayor tamaño en el que, a día de hoy, gobierna el Partido Popular en la provincia de Valladolid», dejando abierta una puerta abierta a una posible solución de aquí al día 14 de febrero.

Tender la mano

Concluyó indicando que «voy a trabajar intensamente con los grupos políticos que lo deseen para buscar una solución consensuada, tendiéndoles la mano en todos aquellos asuntos en los que pueda haber alguna discrepancia. Vuelvo a reiterar que lo primero son los vecinos, por ello vamos a posponer los asuntos de trámite que hay para solucionar nuestras diferencias y seguir trabajando por ellos y por nuestro municipio. Seguro que así podremos seguir luchando por Zaratán».

Tras leer su escrito, a preguntas de la prensa, Susana Suárez especificó que el motivo real es que «la oposición tiene prisa por entrar. Estamos a mitad de legislatura, y quieren entrar ahora porque ven que no hemos llegado hasta ahora a ningún acuerdo con ellos. La gasolinera no debería ser motivo porque está en trámites de anularse. Hay tiempo y margen para llegar a algún acuerdo con AIZ o el concejal no adscrito. El presidente me ha transmitido que lo vamos a intentar hasta el final. En el Partido Popular nunca creyeron que se presentaría finalmente la moción».