El Norte de Castilla

El paro de los conductores de Auvasa ha ido creciendo tras el bloqueo municipal

Autobuses que se dirigen a las cocheras para secudar el paro de la mañana del lunes. ALBERTO MINGUEZA
Autobuses que se dirigen a las cocheras para secudar el paro de la mañana del lunes. ALBERTO MINGUEZA
  • El sexto día de huelga recrudece las posturas después anadir al conflicto la aplicación del descanso de 30 minutos

La sexta jornada de huelga en Autobuses Urbanos de Valladolid S. A. (Auvasa) volvió a constatar ayer el respaldo mayoritario de los conductores al secundar los paros parciales de cuatro horas (de 13 a 15 y de 18 a 20). Según fuentes del comité de huelga, el 81% de los chóferes secundó la movilización (para la compañía fue del 66,9% por la mañana y del 86,2% por la tarde), correspondientes a los dos turnos. Pese a las diferencias, la jornada de ayer estuvo marcada por las declaraciones que sobre este conflicto realizó el alcalde de Valladolid, Óscar Puente.

Precisamente, sin el regreso a la mesa de negociación, y ante la petición del Ayuntamiento de que se desconvocasen los paros para sentarse (en el Serla tampoco hubo posibilidad de negociación), la protesta volvió ayer a subir un punto más la crispación al introducirse en el debate entre la plantilla la aplicación del descanso de 30 minutos durante la jornada diaria de ocho horas, una demanda que no es objeto de esta protesta.

La principal consecuencia de ello supondría un aumento de la contratación del número de conductores para poder aplicar la sentencia del TSJ, que el pasado año confirmó el Tribunal Supremo. El regidor anunció que para evitar el incremento del coste salarial no quedaba más remedio que partir la jornada, algo que ha encendido a los sindicatos.

«Si lo realiza va a recibir un toque de atención importante por parte de los trabajadores, porque el convenio dice que solo se puede partir al 12% de la plantilla, un porcentaje que la dirección de Auvasa lo está aprovechando actualmente al máximo», indicaron fuentes del comité, que apostillaron que una empresa de transportes «con turnos fraccionados no es eficaz».

Tanto desde CSIF como desde CTA, dos de los sindicatos que junto con Comisiones Obreras han promovido esta huelga, se recordó que si se materializa la partición de la jornada «supondría un aumento de la tensión en la relación de los trabajadores con la empresa, y el peligro de que la paz social se rompa. No se puede matar moscas a cañonazos e imponer los argumentos a la fuerza», aseguran.

Aunque este conflicto laboral ha sido convocado por los calendarios de trabajo para este año y el mantenimiento del sistema de tríos de los conductores, las dos partes no ocultaban que el problema de fondo está también en la aplicación de la sentencia que reconoce la media hora de descanso en cada turno.

«La media hora la exigen los tribunales por motivos de seguridad, ya que un conductor que está entre ocho y nueve horas conduciendo un volante, durante seis días seguidos, puede ser un riesgo para la seguridad vial. El alcalde debe de entender que en los autobuses no llevamos animales, sino personas», explican desde el comité. Respecto a la retribución salarial, desde los sindicatos se recuerda que «hay nóminas no solo de 1.500 euros, sino también de 800. Si quieren recortar que miren a los directivos que cobran 70.000 euros al año», apostillan.

Temas