Varios visitantes en el interior del museo.
Varios visitantes en el interior del museo. / A. O.

Las visitas al Museo del Vino aumentan en 5.500 personas más hasta las 81. 500

  • Los extranjeros que conocieron el castillo de Peñafiel en 2016 fueron 7.362 y aumentaron los procedentes de Brasil México y Venezuela

Calzado de piel al mejor precio

Hasta 80%

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Hasta 70%

Diseños exclusivos en bolsos de piel

Las mejores marcas a los mejores precios

Joyas y relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Selección de marcas especializadas en outdoor

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Encuentra la cazadora que se adapta a tu estilo!

Hasta 90%

Moda casual para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡La moda que más te gusta al mejor precio!

Hasta 80%

¡Viaja con estilo!

Hasta 80%

Deportivas, botas y zapatos para hombre

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera al mejor precio

Hasta 80%

Marca española de moda para hombre

Hasta 70%

Accesorios y gadgets electrónicos

Hasta 90%

¡Moda y complementos con diseños originales!

Las mejores marcas a los mejores precios

Viste tu cama con la Denim más reconocida

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Joyas de tus marcas favoritas!

Hasta 80%

Relojes y brazaletes inteligentes

Hasta 80%

Cosmética de calidad al mejor precio

Hasta 90%

¡El calzado de moda a tus pies!

Hasta 70%

A un par de años de cumplir dos décadas de singladura, el Museo Provincial del Vino (MPV) ubicado en el castillo de Peñafiel, de cuya gestión se encarga la Diputación vallisoletana, mantiene un buen rumbo y sigue siendo el gran atractivo turístico de la provincia si hablamos de la cultura del vino. Ha mantenido el tipo durante la crisis y durante este año 2016, todavía con la galerna económica encima, ha visto incrementar su número de visitantes en unos 5.500, hasta alcanzar los 81.531.

Como explica el director del centro museístico, Víctor Fernández, ya «en noviembre superamos las cifras del año pasado. Es un aumento considerable, por lo que estamos muy contentos; parece que está habiendo más movimiento y estamos recuperando las cifras que barajábamos antes de la crisis, allá por 2009-2010, que fueron los mejores años sin contar los de la inauguración cuando el número de visitantes fue espectacular. Estamos volviendo a esas cifras», estima Fernández. Pero es que además existe otro motivo para mostrar optimismo ya que «las ventas en nuestra tienda también han aumentado».

En gran medida el repunte de turistas se debe, como señala el director, a la renovación de contenidos de la planta principal del museo que se llevó a cabo hace apenas un año, una actuación que está dentro de un programa integral «con el que poco a poco se va renovando todo el museo». Esta reforma, en la que se ha apostado por las nuevas tecnologías, la interacción directa o a través de dispositivos digitales personales (móviles o tablets en los que descargar mucha información), y la accesibilidad para que personas con diferentes discapacidades físicas puedan disfrutar del recinto como el que más, ha influido decisivamente en los buenos datos del 2016. Así lo entiende Fernández, quien además anota que «la nueva disposición de los elementos museísticos también ha gustado mucho» porque ahora el recorrido no es lineal, sino que permite una total libertad de movimientos, aleatorios, realizando la visita al gusto de cada cual. Esto «hace que la gente permanezca más tiempo en el museo y se interese más y pregunte más.

Audiovisual panorámico

El objetivo de la renovación se ha cumplido totalmente», afirma el director de MPV, quien también explica que para que nadie quede excluido de la visita completa, para la parte que concierne al ascenso a la torre del homenaje del castillo y al ala norte, se ha realizado un audiovisual para que las personas con movilidad reducida puedan contemplar el amplio panorama de «valles, viñedos y bodegas» que se domina desde lo más alto de la fortaleza. El castillo es el que «muchas veces capta al turista, que se acerca atraído por él y luego se lleva la sorpresa de que aquí está el Museo del Vino. En otras ocasiones es al revés, que buscan la temática del vino y se encuentran con el castillo». Museo y monumento «se complementan perfectamente», refleja Víctor Fernández. En cuanto al lugar de procedencia de turistas el principal es la Comunidad de Madrid, que suma el 25% de público –alrededor de 20.000 visitantes-, y luego está la Cornisa Cantábrica, la propia provincia vallisoletana, el resto de Castilla y León, Cataluña y el conjunto del país… Más o menos esto se mantiene. Lo que según Fernández ha cambiado –no el número de visitas, que se es similar– es el punto de origen de los visitantes extranjeros –7.362 en este año–, que ahora proceden en mayor medida de países como México, Venezuela y Brasil, por encima de países europeos como Alemania e Inglaterra que también aportan su buen número de visitas al centro. De los viajeros de los tres países latinoamericanos citados, Fernández destaca que suelen ser personas muy entendidas en el mundo del vino.

Acceso al castillo de Peñafiel.

Acceso al castillo de Peñafiel. / A. O.

El perfil del público es de una persona de entre 40 y 50 años, con inquietud por la cultura del vino, bajando la media de edad en épocas vacacionales cuando el turismo es más familiar. Para captar al público joven, el MPV organiza distintas actividades para este sector de la población. Respecto a la visita, tras ella –museo y castillo–, como indica Fernández, lo que «más impacta es el castillo, subir a la torre del homenaje donde las vistas son espectaculares; salen impactados por el paisaje. Y, luego, interesan las curiosidades del vino. Preguntan mucho sobre su elaboración. Es gente con inquietud que demanda información». Respecto a la estacionalidad de las llegadas, el mes de junio es el que más recibe, con algo más de 9.000 personas, siendo los meses de enero a marzo, junto a julio, los más flojos. El despegue anual suele coincidir con la Semana Santa.