Rocio Martín posa para la entrevista.
Rocio Martín posa para la entrevista.

«Nadie te enseña a ser autónomo, hay que aprender sobre la marcha»

  • Rocío Martín, fotógrafa y diseñadora gráfica, abre su estudio en Rioseco

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

A sus 29 años, Rocío Martín Álvarez es una joven inquieta a la que nada se le pone por delante. Hace apenas dos meses que acaba de abrir su propio estudio de fotografía y diseño gráfico en su municipio, Medina de Rioseco. A pesar de las dificultades que le ha supuesto poner en marcha su negocio, esta joven afirma estar completamente satisfecha con la buena acogida que le han dado.

Siempre le gustó la fotografía y cuando llegó el momento de elegir qué quería estudiar, se decantó por un grado superior de fotografía artística en Ávila, que más tarde decidió completar con otro grado superior de gráfica publicitaria, esta vez en Zamora. Al finalizar, se marchó a Oporto con un contrato en prácticas para una agencia en la que ella se encargaba del diseño gráfico e imagen corporativa de la cartera de clientes. A su regreso, ha estado trabajando en distintos estudios, el último de ellos, uno de fotografía en Zamora, hasta que le picó el gusanillo del emprendimiento. «Empecé a pensar en la posibilidad de ponerme por mi cuenta. Quería poder desarrollar mi propia creatividad, no la que me imponían los demás, y estaba deseando poder agrupar las dos facetas artísticas que más me gustan, la fotografía y el diseño gráfico. Creo que esta ha sido la mejor decisión que podía tomar», asegura.

De momento trabaja desde casa, aunque en un futuro no muy lejano se plantea buscar un estudio a pie de calle que le haga ser más visible y en el que poder estar en mayor contacto con clientes y colaboradores. «Nadie te enseña a ser autónomo. Yo sabía de lo mío, del diseño y la creatividad, pero no sabía cómo gestionar mi propia empresa y me ha tocado aprender todo sobre la marcha. En mi opinión, creo que no existe cultura sobre el emprendimiento, no hay formación suficiente. Ahora que estoy inmersa en mi proyecto, veo que no es fácil ser autónomo, pero a mí me compensa con creces», expone esta diseñadora gráfica.

Rocío Martín es consciente de que una de las formas más enriquecedoras y gratificantes de avanzar en esta aventura del emprendimiento, es rodearse de otros emprendedores afines con los que compartir experiencias e intereses. Por este motivo, ha establecido alianzas de colaboración con otros profesionales, que le permiten una mayor visibilidad en el mercado. «Colaboro de forma muy estrecha con Asidere Consultoría, una agencia especializada en servicios laborales, fiscales y de contabilidad y también con Megara Consultoría de Comunicación. Es una forma de ayudarnos mutuamente», indica Rocío, quien se está beneficiando de la tarifa plana en la cuota mensual de autónomos.

Ofrece un servicio integral de diseño con el que contribuye a crear y difundir una imagen atractiva de las empresas, profesionales y organizaciones clientes. Es experta en diseño y restyling de logotipos y en diseño de imagen y papelería corporativa. «El mayor error que pueden cometer las empresas es no preocuparse de su imagen corporativa. Esta debe ir acorde a los valores de empresa, a lo que se quiere transmitir. Los logotipos deben ser sencillos, pero que a la vez llamen la atención. Un logotipo debe perdurar en el tiempo y en ello influye mucho tanto el color, como la tipografía utilizada», explica esta experta en diseño gráfico, quien apuesta por la uniformidad de diseños en los diferentes formatos y soportes que utilicen las empresas.

Ilusión y esfuerzo

También trabaja para particulares que quieren un diseño especial para sus invitaciones y papelería de bodas y otro tipo de eventos. «Cada vez más, la gente busca que su boda sea diferente, con una imagen común en todos los elementos de ese día tan especial. Yo diseño invitaciones, meseros, menús y etiquetas para regalos. Lo hago adaptándome a los gustos y personalidades de mis clientes. Cualquier idea o deseo que tengan los novios intento llevarlo a cabo», comenta esta joven.

Su ilusión por captar momentos y emociones hace que Rocío se haya especializado también en reportajes fotográficos de bodas, comuniones, embarazos y otros eventos. «En el caso de los bebés y niños hago las fotos a domicilio, dentro de su entorno habitual. También aprovecho entornos y exteriores que transmitan. Intento que mis fotos sean naturales, sin grandes decorados y sin mucho posado. Me gusta que todo transcurra de forma relajada y distendida. En las bodas intento pasar desapercibida, ya que considero que el fotógrafo no tiene que tener ningún tipo de protagonismo», comenta.

Muy implicada por las buenas causas, Rocío colabora de forma altruista con la Asociación de Ayuda a Personas con Discapacidad Intelectual, ADISEQ, para quien también ha diseñado su logotipo y eslogan. «Valoro muchísimo poder trabajar en aquello que me gusta y para lo que tanto me he preparado. Para mí es primordial que mi trabajo me llene. He tenido el valor de emprender y es algo que me enorgullece», explica.