Los andamios anuncian (por fin) el inicio de las obras en la iglesia de Santa María, en Alaejos

Colocación de los andamios en la iglesia de Santa María, en Alaejos.
Colocación de los andamios en la iglesia de Santa María, en Alaejos. / FRAN JIMÉNEZ
  • Una inversión de 190.000 euros permitirá recuperar la torre y reparar los daños sufridos en el artesonado

Ha sido una de las reivindicaciones más reclamadas por los vecinos y por el Ayuntamiento de Alaejos, que temían que una de las torres más emblemáticas de la provincia (la de la iglesia de Santa María) pudiera ceder ante su mal estado de conservación. Ahora, después de mas de ocho años de lucha vecinal e institucional, los andamios cubren por fin la atalaya, que dentro de seis o siete meses quedará como nueva, tal y como confía el alcalde de la localidad, Carlos Mangas.

«Estamos muy contentos con el inicio de las obras, ya que han sido ocho años de lucha.Ver cómo ahora los andamios ya están puestos y que las obras comenzarán en próximas fechas es una satisfacción muy grande, ya que la dábamos por perdida», asegura Mangas, quien además de solicitar en reiteradas ocasiones el arreglo de la torre de este templo, también alerta del problema de termitas y humedades que posee el interior del inmueble.

El templo de Santa María fue declarado Monumento Nacional en 1931, años antes que se otorgara esta misma distinción al monasterio de El Escorial. La torre del siglo XVIII, de planta cuadrada y construida en ladrillo (interior y exterior), sirvió como modelo a otras muchas de la provincia. En el año 1989, un rayo impactó en la atalaya y produjo graves daños materiales en la linterna y la cúpula que la corona. Desde entonces no se ha realizado ningún tipo de intervención, lo que provoca «un peligro constante». Tal es así, que el Ayuntamiento decidió vallar parte del perímetro.

«Hemos estado años con la zona vallada a la espera de que se rubricara el acuerdo para arreglar la torre. Cuando hicimos el primer proyecto, se paralizó por falta de dinero y estuvimos esperando años a firmar el nuevo», asegura el regidor , quien ha cifrado en 190.000 euros el coste total de la obra. De esta cantidad, el Ayuntamiento aportará 20.000 euros. Esta misma cantidad será la que pondrá el Arzobispado de Valladolid y el resto, 150.000 euros, será desembolsado por la Junta de Castilla y León.

Las labores consistirán en la limpieza de los tres últimos cuerpos (desde el campanario hacia arriba). Otro de los desvelos de los vecinos es el estado en el que se encuentra el templo. Aparte de las humedades, la cúpula, que imita la bóveda celeste, «tiene muy mal aspecto».

Además del artesonado, el templo cuenta con multitud de desperfectos, como paredes agrietadas, humedades y muros en posible riesgo de derrumbe, como el que se encuentra en el área donde estaba la antigua iglesia románica o el situado justo detrás de la entrada principal, donde un cartel recuerda la prohibición de que las visitas se sienten.  

Temas