El Norte de Castilla

Afectados por la paralización de la oposición a conductor-bombero de la Diputación de Valladolid expresan su indignación

Dos camiones de los Bomberos de la Diputación de Valladolid durante una de sus actuaciones.
Dos camiones de los Bomberos de la Diputación de Valladolid durante una de sus actuaciones. / BOMBEROS DIPUTACIÓN
  • Conoce cuáles fueron las preguntas del examen al que se sometieron los aspirantes

  • Ocho de ellos presentaron recursos de alzada por considerar que algunos opositores habían recibido trato de favor por parte del tribunal

El pasado 17 de noviembre la Diputación de Valladolid decidió paralizar el proceso de provisión de doce plazas de conductor-bombero. Concretamente se detuvo antes del segundo examen, que estaba previsto para los días 28 y 29 del mismo mes.

¿La razón?: Ocho opositores presentaron sendos recursos de alzada que denunciaban el supuesto trato de favor por parte de miembros del tribunal a algunos de los aspirantes. A la prueba se presentaron cerca de seiscientas personas, de las que 34 pasaron la primera criba. Los ochos recurrentes, que solicitan la constitución de un nuevo tribunal para garantizar la pureza del proceso selectivo, son interinos que trabajan de bomberos en distintos parques de la Diputación de Valladolid.

En este enlace puedes conocer las preguntas del examen al que se sometieron los aspirantes a conductor-bombero. Por su parte, otros opositores han expresado su malestar por la paralización de este proceso, como J. M. M., que ha enviado una carta a El Norte de Castilla para hacer público el sentimiento de los afectados por el paro que se sienten «impotentes al ver cómo con estas acusaciones sin sostenimiento se paraliza la oposición después de haber estado preparándonos durante un mes la segunda prueba y dejar de presentarnos a otros procesos selectivos de otras entidades locales».

Además, argumenta, «la acusación no tiene sentido ni fundamento alguno» y, de suspenderse el proceso, «todo el trabajo realizado por todos los aspirantes y aprobados en esta primera fase será totalmente infravalorado e inútil».

A continuación reproducimos íntegramente la carta.

«Este es un artículo que pretende mostrar la indignación que ha provocado la paralización del proceso de selección de personal funcionario de carrera (12 plazas de bombero/a conductor/a) para los puestos vacantes de la plantilla de la Diputación de Valladolid, como recoge el Boletín Oficial de la Provincia de Valladolid del 24 de mayo de 2015.

La noticia fue publicada en El Norte de Castilla el diecisiete de noviembre haciendo referencia al recurso de alzada interpuesto por siete aspirantes (de 600 instancias con una participación en el primer ejercicio del 60% según afirma el tribunal), casualmente interinos que suspendieron el primer ejercicio de dicha oposición. Con el objeto de detener el proceso intentando que se repita dicha prueba.

Sus razones: decir que hay preguntas fuera de temario, que se filtraron preguntas y la acusación más grave de todas: acusar a los aprobados de haber pasado un examen que era imposible de pasar sin recibir ayuda del tribunal.

Demostrando en las calificaciones y la procedencia de los aprobados -Sevilla, Córdoba, Huelva, Badajoz, Plasencia , Salamanca, Segovia, etcétera- que la acusación no tiene sentido ni fundamento alguno, dejando entrever una medida desesperada por intentar suspender el proceso .

Los afectados por el paro de la misma nos sentimos impotentes al ver cómo con estas acusaciones sin sostenimiento, se paraliza la oposición después de haber estado preparándonos durante un mes la segunda prueba y dejar de presentarnos a otros procesos selectivos de otras entidades locales.

La posible suspensión de este concurso-oposición dejaría todo el trabajo realizado por todos los aspirantes y aprobados en esta primera fase totalmente infravalorado e inútil, ya que es un sobreesfuerzo llevado a cabo por parte de muchos que no va a llegar a tener cometido alguno si esto llegase a ocurrir.

También se dijo por parte de estas personas, que el examen era de un nivel imposible y que muchas de las preguntas se encontraban fuera de temario. Esto es una injuria, ya que el examen bien cierto es que era de un nivel alto pero no imposible; pero las preguntas se encontraban absolutamente todas dentro del temario. De no ser así, existen cinco preguntas de reserva por si se tuviese que cambiar alguna de las cincuenta del examen. Dicho esto, cabría a recalcar que en lo que llevamos de proceso selectivo se ha visto un examen totalmente carente de irregularidades y limpio en sus procedimientos.

Decir a su vez que en la anterior convocatoria aprobó solamente un 5% de los aspirantes, y en la actual han pasado un 10%, ya que de los más de 500 aspirantes convocados asistieron al examen un total de 380 aproximadamente.

También mencionar que al haber sido parada once días antes del segundo ejercicio (28 y 29 de noviembre) la mayoría de los aprobados al ser de fuera han perdido el dinero del transporte y alojamiento que tenían reservado, ya que no es reembolsable .

Desde aquí expresar nuestra indignación, es injusto, indecente y vergonzoso que se pare este proceso selectivo por unas sospechas sin pruebas que lo evidencien.

Ya es hora de acabar con el enchufismo y tratos de favor en las oposiciones, bastante duras y sacrificadas son por si solas, como para también tener que luchar contra este tipo de casos».

-J. M. M.-