CC OO denuncia agresiones reiteradas a los profesionales del centro de salud de Íscar

  • El último episodio de esta situación que, según el sindicato, viene «reproduciéndose» desde hace más de un mes, tuvo lugar en Nochebuena

Comisiones Obreras de Castilla y León, por medio de la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios (FSS-CCOO CyL), ha denunciado las agresiones «reiteradas» de un «individuo» hacia la treintena de profesionales sanitarios que desempeñan su cometido en el centro de salud de Íscar.

El último episodio de una situación que viene «reproduciéndose» desde hace ya más de un mes tuvo lugar durante la tarde-noche de la pasada Nochebuena, según relata el sindicato a través de un comunicado recogido por Europa Press.

Así, CCOO señala que primero intentó «reventar» la puerta de acceso al ambulatorio con una «valla de obra» y, como no lo consiguió, cogió un «adoquín" y lo lanzó sobre la ventana de la sala de urgencias. «Por fortuna», en ese momento no había nadie dentro. «Destrozó» el cristal y rompió numerosos enseres de la citada sala, indican desde el sindicato.

Esta situación tiene «atemorizado» a todo el equipo profesional de este establecimiento sanitario. De hecho, a día de hoy están «de baja» un médico y una enfermera, y esta situación puede «ir a más» de no tomarse medidas de «inmediato».

«El miedo entre nuestros compañeros y compañeras de Íscar es patente, y no me sorprendería que se produjera un efecto cascada entre la gente y empezasen a tomar bajas otros sanitarios. Así no se puede trabajar», señala el responsable de Comunicación de Sanidad de CCOO-CyL, Salvador Escribano.

La FSS-CCOO CyL ha vuelto a poner estos hechos en conocimiento de las «autoridades sanitarias». Así, ayer enviaron una carta al presidente del Observatorio de Agresiones de la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León para que «dé» una solución al tema. También lo sabe el Consistorio, al tratarse de una persona que se encuentra en «tratamiento psiquiátrico» y allí por donde va la «prepara», lamentan Escribano.

La Guardia Civil lo ha detenido en varias ocasiones, pero tras tomarle declaración vuelve a la calle para seguir con su comportamiento «irracional». «Esta persona, en su actual estado es un peligro andante. Para colmo de males vive solo, por lo que suponemos que no se medica adecuadamente para tratar sus problemas psiquiátricos. Y encima es un hombre corpulento. No deja de amenazar de muerte a todo el mundo con el que se topa...», indica el portavoz de Sanidad de CCOO de Castilla y León.

Además, apuntan que incumple, de manera «reiterada» cuatro órdenes de «alejamiento" del centro, producto de «cuatro denuncias» llevadas a cabo por cuatro trabajadores de este centro sanitario. «El miedo de nuestros compañeros y compañeras es más que patente, pero no se toman medidas. La verdad, esto va a terminar muy mal», sostiene Salvador Escribano.

Según los profesionales que desempeñan su cometido en el centro de salud de Íscar, y también el resto de la comunidad sanitaria vallisoletana, este ambulatorio es el más peligroso de toda la provincia. «Desde hace una década venimos solicitando medidas para revertir esta situación. Incluso hemos demandado el cambio de población para evitar estos problemas, pero nadie hace nada. Hemos pedido en varias oportunidades al Sacyl que contrate los servicios de un vigilante de seguridad para el centro, y nos da largas con excusas peregrinas. Hemos pedido al Consistorio y a la Guardia Civil para que incremente la vigilancia por la zona, pero nada de nada. Espero que esto no vaya a más, ya que como ocurra algo más grave se van a enterar de lo que supone una reiterada dejadez en la asunción de responsabilidades», sostienen desde la Federación de Sanidad.