Robladillo asombra al público con un belén viviente de más de cincuenta figurantes

fotogalería

Entrada bajo los arcos de Robladillo de la Virgen y San José. / L. S.

  • La pequeña localidad de los Montes Torozos revivió ayer escenas en las que sus paisanos se adentraron en el primer año de la era cristiana

El pueblo de Robladillo se convirtió ayer, domingo, durante unas horas en la ciudad de Belén. El motivo no era otro que la celebración y representación del nacimiento de Jesús a cargo de más de 50 figurantes, dentro de una actividad organizada por el Ayuntamiento del municipio y que este año celebra su quinta edición.

Cientos de personas se dieron cita a media mañana en los arcos medievales de la villa, para asistir a esta cuidada puesta en escena que ya se ha convertido en una seña de identidad para el municipio.

La Anunciación, la más vistosa

La primera de las escenas, la Anunciación, resultó de gran vistosidad. A continuación se dio paso al censo de la familia y un recorrido por los distintos oficios tradicionales como el del panadero, frutero, tabernero, carnicero, herrero y leñador, entre otros.

Todos perfectamente ataviados con telas de colores, consiguieron trasladar al visitante al año cero de la era cristiana.

«Es un Belén dialogado por 17 personas, donde los auténticos protagonistas son San José y la Virgen que recorren las calles del municipio. Utilizamos textos del Evangelio y diálogos que hemos creado nosotros para dar una mayor continuidad al Belén», aclaró Raúl Alonso, concejal de Robladillo y uno de los organizadores de esta cita.

Burros, vacas, ovejas, ocas, conejos, gallinas y cabras sirvieron para dar autenticidad a este belén en el que no faltaba de nada, y en el que existe una elevada participación de los vecinos, que también colaboran en la organización de la representación de la llegada de los Reyes Magos el 5 de enero por la tarde.